El sello de la guitarra

La semana pasada, en los Estados Unidos, se volvió a hablar de “Supernatural”, un disco publicado por Santana en 1999, porque una de sus canciones, “Maria María”, ha sido reciclada por DJ Khaled para elaborar su single “Wild Thoughts”, en el que intervienen Rihanna y Bryson Tiller.

Por J.C. Maraddón
jcmaraddon@diarioalfil.com.ar

Rumbo a cumplir cincuenta años de carrera discográfica, Carlos Santana es autor e intérprete de algunos de los clásicos más resonantes de la historia del rock, y dueño de un prestigio internacional construido a base de talento. Sin embargo, en ese limbo de los indiscutibles, muchas veces ha sido criticado porque no tuvo empacho en acompañar con su guitarra a quien fuera, hasta un punto en el cual quedó al borde del lugar común. Pero se las arregló para salir airoso y proseguir con su camino, manteniéndose allá en lo alto, donde moran los astros que hicieron del rock una de las instituciones culturales más poderosas del siglo veinte.
Pese a que los principales dardos disparados en su contra señalan, precisamente, una manifiesta tendencia a caer en el golpe bajo, hacia finales de los años noventa el músico no había conseguido que ninguna de sus piezas aterrizara en el número uno del Hot 100 de la revista Billboard, máxima consagración para cualquier single. Sus primeros éxitos, como “Evil Ways” y “Black Magic Woman”, a duras penas se sostuvieron en el top ten de ese ranking. Y su antológica versión del “Oye como va” de Tito Puente se atascó en el puesto 12, mientras que el inolvidable “Samba Pa Ti” ni siquiera logró asomarse a ese chart.
Pero la paciencia y la persistencia de su trabajo, sumado a sus dotes como autor e instrumentista, iban a dar sus frutos en 1999, después de tres décadas de labor. Su disco número 17, titulado “Supernatural”, se iba a convertir en el más exitoso de toda su trayectoria, con 30 millones de copias vendidas y doce semanas en la cima del ranking de álbumes de la Billboard. La participación de invitados como Eric Clapton, Lauryn Hill, Dave Matthews y Cee-Lo Green, además del vocalista Rob Thomas, influyó seguramente en la repercusión de “Supernatural”.
Pero, quizás, lo que traccionó con mayor énfasis las ventas del disco fue la presencia de dos hits que le dieron a Santana la chance de imponer no uno, sino una dupla de number one en ese Hot 100 de la Billboard que le había negado ese favor hasta ese momento. Primero fue “Smooth”, una canción que recuperaba ese sabor latino tan característico del guitarrista mexicano radicado en Estados Unidos. E inmediatamente después, la suerte le tocó a “María María”, un tema con igual sonido hispano en el que las vocales corrieron por cuenta del dúo estadounidense The Product G&B.
Al mercado hispanoparlante, “Supernatural” le tenía reservada una bala de plata: el suceso de “Corazón espinado”, un single compuesto por Fher, de Maná, y en el que participó activamente esa banda mexicana que atravesaba por un momento de creciente popularidad, al igual que el rock de ese país en general, que por esos años dominaba el mercado continental. Ese tema reconcilió a Santana con sus raíces latinoamericanas y, si bien no tuvo gran acogida entre el público anglosajón, por estas regiones sonó a rabiar y ayudó a afianzar el fenómeno de ventas que Maná estaba protagonizando.
La semana pasada, en los Estados Unidos, se volvió a hablar de una canción de “Supernatural”. Porque “Maria María” ha sido reciclada por DJ Khaled para elaborar su single “Wild Thoughts”, en el que intervienen Rihanna y Bryson Tiller. Además de la base rítmica del tema original, lo que se rescata allí es el punteo de guitarra que Carlos Santana estableció como leit motiv de su composición y que, aunque pasen más de mil años, seguirá siendo la marca en el orillo de una manera de hacer música que ha masajeado nuestro sistema auditivo durante el último medio siglo.