Duelo trotsko: FIT acusó de plagio al IFS

El Frente de Izquierda impugnó en Córdoba la alianza Izquierda al Frente por usurpación del nombre. Desde la fuerza que integran el MST y el MAS apuntan al primero por judicializar una disputa interna con el objetivo de proscribirlos.

Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

plagioHasta hace algunos días el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) atravesaba una profunda crisis interna que hizo tambalear la alianza y que casi termina con el naufragio del espacio que desde el 2011 construyen el Partido Obrero, la Izquierda Socialistas y el Partido de los Trabajadores Socialistas.
Un sector pedía listas unitarias en todo el país mientras que otro, en disidencia con los nombres propuestos, promovía como herramienta resolutiva de candidaturas las PASO. La cuerda se tensó pero no se rompió. Finalmente hubo acuerdo y en Córdoba la boleta será encabezada por Liliana Olivero quien se lanzará oficialmente mañana.
Lo cierto es que superado ese escollo interno, el FIT salió ahora con los tapones de punta y disparó contra el otro sector de izquierda al que se enfrentarán en las urnas de agosto. Se trata de la alianza Izquierda al Frente por el Socialismo (IFS) conformada por el MST- Nueva Izquierda y el Nuevo MAS. En su versión local, la fuerza que a nivel nacional se referencia en Alejandro Bodart y Vilma Ripoll, impulsa a Luciana Echevarría como precandidata a ocupar una banca en la Cámara Baja.
El lunes, los apoderados del FIT de manera simultánea en todos los distritos donde sus contrincantes tienen representación, elevaron ante la Justicia Electoral un pedido de impugnación sobre esa coalición por “usurpación del nombre”. Aseguran que la denominación de Izquierda al Frente es una copia del FIT que apunta a confundir al electorado.
El frente de Olivero no está dispuesto a ceder un centímetro en todo lo que suponga poner en riesgo la posibilidad de concretar esta vez lo que quedó inconcluso en el 2013 cuando la ex legisladora provincial arañó la novena banca. A priori, el escenario electoral cordobés asoma con una polarización entre los dos pesos pasados -Cambiemos y Unión por Córdoba- y una pelea entre varias fuerzas por ubicarse en el tercer peldaño del podio. En el caso concreto de la izquierda, se trata de dos frentes -aunque con matices- que apuntan al mismo elector. Allí la pelea será cuerpo a cuerpo.
Desde el 2011 cuando el FIT superó el piso fijado por las PASO y jugó luego en las elecciones generales, el frente viene creciendo y obteniendo representatividad en distintas provincias. En Córdoba, en el 2015 obtuvieron tres bancas en la Legislatura y casi logran un escaño en el Concejo Deliberante capitalino. En ese contexto, la denominación del Frente integrado por el MAS y el MST es considerado una copia que puede poner en jaque el objetivo electoral.
“No sólo la gráfica es la misma sino que el juego de palabras utilizado busca confundir porque quieren captar nuestros votos. Buscan romper el trabajo unitario que el FIT viene haciendo desde el 2011 pero sobre todo es un frente oportunista que pretende sumarse al esfuerzo de las personas que representan a cada uno de los tres partidos de nuestro espacio”, dijo Olivero.
Vale decir que la Izquierda al Frente es el resultado de la negativa que mostraron los socios del FIT de abrir ese espacio a nuevos miembros años atrás, achacándole –entre otros puntos- el paso del MST por el Frente Cívico. En el juego de acusaciones cruzadas, los primeros responsabilizan a los segundos por la división del movimiento trotsko en Córdoba.
“Nuestro espacio es producto de la falta de apertura del FIT. Esta judicialización de la interna política con la impugnación de nuestro nombre no es otra cosa que querer ocultar la realidad: le electorado esta vez en Córdoba tendrá la posibilidad de elegir entre dos frentes de izquierda y eso los asusta”, dijo Luciana Echevarría.
Por otro lado, la referente del MST señaló que el FIT busca la proscripción de su espacio porque en el debut electoral de la Izquierda al Frente este año en las elecciones provinciales de La Rioja, esa coalición le ganó al Frente de Izquierda.
En cambio, Olivero consideró que lo sucedido en esa provincia fue producto justamente de la confusión que generó en los votantes la denominación de esa alianza. Ese caso, constituye uno de los antecedentes que llevan a la Justicia para solicitar la impugnación.
A horas del cierre de las listas, la pelota pica del lado de la Justicia que deberá determinar si hace o no lugar al reclamo por plagio.