Tensión y cálculos en la UCR tras oferta femenina del PRO

Por Alejandro Moreno
amoreno@diarioalfil.com.ar

Jorge Sappia

El presidente de la Convención Nacional de la UCR, el ángelo-mestrista Jorge Sappia, exhibió el malestar que hay en casi todo el radicalismo con los modales del PRO para negociar los espacios en la alianza, que pronto tiene que definir los candidatos a diputados nacionales.
Las exigencias del PRO en Córdoba llegaron a un punto extremo al alcanzar la reducción de la UCR al cupo femenino; los macristas quieren que el radicalismo llene con nombres propios los dos renglones reservados a las damas, para que Héctor Baldassi y Gabriel Frizza sean los candidatos. Esto implica, naturalmente, que Diego Mestre, el primer nombre colocado en la lista cerrada por los grupos Confluencia (mestrismo), Fuerza Renovadora (nicolacismo), Línea Córdoba (angelocismo) y Asamblea Radical, no pueda quedar mejor ubicado que en el quinto lugar (no forman parte el negrismo, el aguadismo y el becerrismo). Cambiemos aspira a ganar cuatro diputados nacionales en las elecciones de octubre.
La relación entre la UCR y el PRO está en un punto de alta tensión, sin que nadie se anime a imaginar cómo puede terminar esta historia; todo es posible: desde el agónico acuerdo hasta la ruptura de la alianza.
Lo que sucede en Córdoba se reproduce en muchas otras provincias; el PRO avanza sobre la UCR, pese a que el acuerdo aliancista de Gualeguaychú debía resguardar al radicalismo las bancas que ya tenía.
Por ello, hoy habrá una reunión en Buenos Aires entre el presidente del Comité Nacional, José Corral, y los diputados y senadores de la UCR, que quieren transmitir sus protestas.
En ese sentido, Sappia dijo ayer en una entrevista a Radio Nacional que “en Córdoba tiene que haber tres candidatos entre los primeros cuatro”. “La UCR -remarcó- debe renovar tres bancas”. Los diputados que se reemplazan este año son los elegidos en 2013. En aquella ocasión, la UCR ganó tres bancas y el PRO una, por lo que los radicales sostienen que debe mantenerse dicha proporción.
A la reunión en Buenos Aires, explicó Sappia, “vamos con tres premisas: sostener la alianza Cambiemos, convertirla en una alianza de gobierno y que se respete el acuerdo de 2015”.
Para Sappia, “la pretensión del PRO de poner dos candidatos en cargos expectantes no parece fruto de un acuerdo entre socios”, afirmó.
Una posibildad, naturalmente, es que no haya acuerdo, en cuyo caso existe, sin romper la alianza, el mecanismo de las PASO (primartias abiertas, simultáneas y obligatorias). “Si no nos ponemos de acuerdo iremos a las PASO”, advirtió. “Si no están de acuerdo –continuó- será que no quieren someterse al voto popular”.
En la UCR cordobesa, en el mestrismo puntualmente, observan que si van a las PASO con una lista encabezada por Diego Mestre contra Héctor Baldassi, aún perdiendo obtendrían una minoría que les permitiría colocar al hermano del intendente entre los primeros cuatro -incluso en el segundo lugar según los más optimistas-, lo cual es mucho más de lo que hoy ofrece el PRO.
Asimismo, Sappia se quejó de que la UCR no es parte de las medidas de gobierno. “Deberíamos ser consultados en relación a las decisiones que toma el gobierno y que se nos escuche”, reclamó. Entre otras medidas que criticó del gobierno, cuestionó que “sacaron una canciller cercana al radicalismo y pusieron un canciller menemista”.