Pelear con Suoem cotiza: Nación apoyará a Mestre

El ministro de Modernización del presidente Mauricio Macri será el enviado de turno a la ciudad. Andrés Ibarra encabezará una cumbre con intendentes radicales y macristas, este miércoles.

Por Yanina Passero
[email protected]

El adalid de los municipales, Rubén Daniele, no se conmueve con el odio que le profesan los vecinos de la ciudad. Lo asume y justifica con una frase que exaspera por su verdad parcial: “Somos sectoriales”. Lo cierto es que no representa a una sección común y corriente del mercado laboral; por el contrario, debe defender los derechos laborales de más de 10 millares de trabajadores que, en principio, debería oficiar de “servidores públicos”.
El veterano sindicalista cruzó hasta el hartazgo la línea que divide los intereses de sus afiliados (y los propios) del bienestar común. Hace más de una semana, el Suoem jaquea los servicios municipales y, como si fuera poco, redobla el castigo hacia los contribuyentes con piquetes en las calles que coartan, también, el derecho de libre circulación.
La publicación de los sueldos de los agentes –identificados con nombre, documento y área de trabajo- es la excusa que encontró Daniele para mantener su perfil alto. Lógico: la campaña interna por la ¿renovación? de la comisión directiva del sindicato se esconde detrás del nuevo pataleo a la administración de turno.
El pasado fin de semana, Daniele y su equipo de abogados amplió la denuncia penal por presunta violación de la información personal, alcanzando ahora no sólo al intendente Ramón Mestre y su secretario General, Daniel Arzani; sino también al director de Planificación, Matías Bosio; y al secretario de Modernización, Marcelo Cossar.
La prestación de los servicios no mejorará en esta semana que recién comienza porque el gremio mantendrá el estado de sitio gremial. Sin embargo, desde la gestión aseguran que están obligados por ordenanza a brindar la información publicada en el Portal de Gobierno Abierto (PGA). Responderán a las asambleas con descuentos salariales por las horas no trabajadas.
Ahora bien, desde estas páginas se ha señalado que cualquier intendente necesita del apoyo del arco político y del vecino si es que realmente desea imponer su voluntad al irreverente Daniele. El nuevo conflicto llega en momentos más que delicados para sacar ventaja política si se toma por cierto que la sociedad valora la tenacidad de un mandatario en ponerle un coto a un dirigente gremial que sólo piensa en los suyos, como asegura.
Mestre atraviesa los problemas de gestión habituales con el condimento que son sus aliados –los macristas dentro de Cambiemos- quienes se agarran de esta situación ordinaria para torcer las pretensiones del mandamás de la UCR en las listas de diputados. Afirman que el apellido no suma. La obstinación del hombre boina blanca en lograr la candidatura de su hermano, Diego Mestre, le obliga a dividir su agenda en la negociación electoral y la administración pública.
Ramón Mestre hoy no estaría en condiciones, por el contexto citado, de capitalizar positivamente un embate con Daniele. Al parecer, serán los macristas quienes aprovecharán la vacante y rechazarán las acciones del Suoem ensayando una defensa de los beneficios de las acciones de transparencia pública.
Es evidente el guiño hacia el electorado que le permitió alcanzar al fundador del PRO el gobierno de la Nación y sufre por los berrinches de los municipales.
Esta será la tarea del ministro del presidente Mauricio Macri que hará pie en Córdoba esta semana. El responsable de la cartera de Modernización, Andrés Ibarra, arribará este miércoles para encabezar una cumbre con intendentes radicales y macristas de la provincia.
Desde la Municipalidad esperan un fuerte respaldo a la oficialización de la información ofrecida en el PDG, el mismo que Mestre e Ibarra lanzaron con bombos y platillos en agosto del año pasado.
“Es un orgullo para todos ver cómo esta política de Gobierno Abierto trasciende al Estado nacional. Estas son señales concretas de un cambio de paradigma, y todas con un objetivo muy claro: ser transparentes, terminar con la corrupción y gestionar con la gente codo a codo”, había dicho Ibarra en aquella oportunidad.
Fuentes macristas dan por descontado que será total el espaldarazo al gabinete mestrista en esta cruzada. “¿Quién querría avalar por acción u omisión al hombre más impopular de Córdoba?”, razonan desde el partido amarillo en alusión a Daniele. Saben, como todos, que prometer “ponerle el cascabel al gato” cotiza electoralmente.