El Sukaria quiere el 1-2 para el PRO y pone en riesgo la alianza

La macrista capitalina pretende que la lista sea Baldassi-Frizza-una mujer y Diego Mestre recién en el cuarto lugar. Inaceptable para la UCR.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

La macrista Soher El Sukaria opinó sobre el armado de la lista de candidatos a diputados nacionales de Cambiemos y, con ello, no hizo más que echar leña al fuego. La presidente del PRO de la ciudad de Córdoba cree que su partido debe copar la punta de la oferta electoral de la alianza con la UCR y el Frente Cívico.
Las negociaciones para el armado de la lista de Cambiemos son difíciles. Entre la UCR y el PRO, pero aún antes en la interna de los propios partidos, con especial dinamismo en el primero de ellos, que tiene una vida interna más vivaz.
Los radicales le disputan a los macristas la cabeza de la nómina, por entender que el suyo es un partido con más raigambre electoral en la provincia y porque, desde hace unos días, la salida de escena de José Manuel de la Sota iguala las oportunidades de Héctor Baldassi, el preferido del PRO, y de Diego Mestre. Además, la UCR reclama tres candidatos expectables (o sea entre los primeros cuatro) porque ése es el número de diputados que renueva de los elegidos en 2013, y porque el acuerdo aliancista de Gualeguaychú 2015 contempló que el radicalismo debía mantener las bancas que ya tenía. Los macristas, a su vez, piden dos entre los primeros cuatro. Se suponía que pretendían un hombre y una mujer para facilitar el acuerdo, pero el endurecimiento de la posición radical, manifestada en el Congreso Provincial del sábado 20, en el que advirtieron que la alianza podía desaparecer si sus exigencias no eran satisfechas, tuvo una réplica en el PRO. Primero fue Rogelio Frigerio, el ministro del Interior, el que dijo que el PRO reclamaba dos hombres. Y ahora, El Sukaria lo ratificó.
“La lista deberá encabezarla Héctor Baldassi, el candidato que está más cerca de la gente”, reiteró la actual legisladora provincial. Y agregó: “seguido por Gabriel Frizza”.
Con la tensión que se vivirá en Cambiemos hasta el 14 de junio, el día en que debe ratificarse la alianza (luego habrá diez días más para definir los candidatos, pero si esto no se consigue en el primer plazo no habrá acuerdo), las palabras de El Sukaria son una declaración de guerra.
¿Acaso el PRO ya no quiere sólo un par de hombres en los casilleros expectables, sino que también reclama que sean el uno y el dos? Considerando que el tercer renglón debe ser para una mujer, por exigencia de la demagógica ley de cupo femenino, ¿el primer radical, por ejemplo Diego Mestre, debe ser el número cuatro? Decir eso y decretar el adiós de la alianza es prácticamente lo mismo.
Sin embargo, cargada del optimismo PRO, El Sukaria manifestó en una entrevista a Radio Nacional que “queremos una lista consensuada” con la UCR y el Frente Cívico. “Primarán los intereses de los cordobeses más que de cada partido que integra la alianza”, confió.
La posición de Frizza será severamente discutida por los radicales, que ya alguna vez lo cuestionaron al intendente de Jesús María. Frizza es un caso particular en la alianza Cambiemos porque arrancó siendo radical, fue luego juecista y ahora es macrista, con un fino olfato para ubicarse en el partido que más oportunidades electorales ofrecía en cada momento.
Pero así como Baldassi cuenta con encuestas que lo muestran muy alto en la consideración de los cordobeses, Frizza es casi un desconocido. El ex árbitro tiene en una encuesta del PRO 24,8 por ciento de intención de voto, y el intendente de Jesús María es la peor opción con 2,3 por ciento. De ese modo, se preguntan los radicales, en especial los mestristas, cuál es el criterio del PRO para imponer sus nombres en la lista. ¿Las encuestas o la trenza interna?