Impulsar desarrollo requiere plus inversor anual de U$S 60.000 millones

La estimación es de la Bolsa de Comercio de Córdoba en función de los anuncios públicos y privados y las necesidades de recomponer stock de capital.

Por Gabriela Origlia

Diego Dequino, director del Instituto de Economía de la Bolsa de Comercio.

El stock de capital en relación al PBI presenta una tendencia decreciente en las últimas décadas. Para que Argentina vuelva a un indicador en torno al 2,3% resulta necesario una inversión adicional en torno a los 30000 millones de dólares durante los próximos 8 años para que el total sea de 240000 millones.
Los anuncios entre el sector público (56100 millones) y el privado (60.920 millones) alcanzan los 117000 millones de dólares, por lo que la brecha para lograr la inversión mínima necesaria es de 123000 millones de dólares.
El economista Diego Dequino, director del Instituto de Economía de la Bolsa de Comercio, planteó que en la década del 90 la relación capital/PBI promedió el 2,75%, valor que cayó a 2,04% en la década pasada.
“El primer desafío es recomponer esa relación para lo que se requiere el plus de 30000 millones de dólares anuales por 8 años, aunque no bastará para alcanzar el desarrollo esperado”.
Explicó que la tasa de inversión debería pasar del actual 16.2% a 25% anual para entrar en la dinámica de los países que se desarrollaron como Alemania o España. Esa tasa requiere de 60000 millones de dólares anuales extra.
“La brecha entre anuncios y necesidad se achicó respecto a hacer un año pero hay que seguir avanzando”, agregó y enfatizó que es clave pensar en largo plazo.
Indicó que hay inversiones que requieren hasta 8 años para que sus frutos se vean. Hoy el país está a mitad de camino, con las apuestas privadas muy ligadas a la pública.
Enfatizó que la economía está rebotando y continuará el proceso “pero hay que seguir la hasta 2018 y 2019 para chequear que el proceso no se corte”. Advirtió que si no existe ningún suceso significativo este año se mantendrá la mejora.
Dequino vinculó los datos de inversión con la performance argentina en el Índice de Facilidad para Hacer Negocios que elabora el Banco Mundial y en el que el país ocupa el puesto 116 sobre 190. En la variable “apertura de un negocio”, el resultado argentino es inferior a la media, está en el lugar 157.
En esa línea apuntó a la ley 27.349 de apoyo al capital emprendedor, la que considera a las Sociedades de Acciones Simplificadas y busca facilitar el procedimiento para crear una compañía. Si bien la figura permitirá una mejora en los términos de tiempos de apertura, subrayó que “no es suficiente para aumentar la facilidad de hacer negocios”.
Por ejemplo, mencionó que se deben atender aspectos como presión impositiva, otorgamiento de permisos de construcción, registro de propiedades o habilitaciones de comercio exterior.

Sociedad de garantías
El presidente de la Bolsa de Comercio, Horacio Parga, finalmente pudo anunciar que ya está autorizada para operar la Sociedad de Garantías Recíprocas “Avales del Centro” que se conformó con un fondo de riesgo de 100 millones de pesos con el Banco de Córdoba como principal aportante.
Es un esquema para avalar el financiamiento de pymes que viene tratándose de instrumentar desde hace seis años. La SGR está conformada por dos clases de socios, quienes se reparten 50% de las acciones totales; los protectores (realizan aportes al fondo de riesgo) y los partícipes (acceden al respaldo de un certificado de garantía, que les brinda mejores opciones de financiamiento)
El objetivo ofrecer avales a empresas de toda la provincia. El financiamiento será a través de créditos bancarios por medio del Banco de Córdoba e instrumentos del Mercado de Capitales.
De la reunión empresaria, participó también el embajador británico en la Argentina, Mark Kent, quien resaltó la recomposición de relaciones con el país y subrayó que el “Brexit” –al contrario de lo que se interpreta en general- no es un cierre de la economía, “sino una apertura, una salida a la búsqueda de nuevos socios”.
Describió que con Argentina “se comparten valores” y hay interés en consolidar vínculos empresarios en esta nueva etapa que comenzará a transitar Gran Bretaña, que “durante los años pasados estuvo rezagada” dentro del país.