Tribus K intentan remake electoral de Cordobazo

La confluencia de dirigentes ligados al sindicalismo con organizaciones de tono juvenil, telón de fondo en conmemoración del Cordobazo.

Resta poco más de dos semanas para que las múltiples tribus del kirchnerismo cordobés tengan que definir finalmente de qué manera se agrupan para competir en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 13 de agosto.
En un escenario balcanizado, múltiples precandidatos asoman en los círculos K, pero ninguno de ellos logra enamorar a la militancia o, al menos, demostrar suficiente solidez electoral como para asegurar hacerse con un escaño.
En ese contexto, comienzan a abundar los mitines, actos y encuentros que, promocionados de distinta manera, sirven tan solo para acercar posiciones entre dirigentes con poca química mutua o, en el mejor de los casos, exhibir las disminuidas huestes militantes que pueden aportar a la campaña (candidatura mediante).
Las efemérides siempre son buena excusa para estos encuentros, y así sucedió ayer con la conmemoración anticipada del 48 aniversario del Cordobazo, que se cumple hoy. Alberdi fue el lugar de cita para dirigentes de distintas extracciones kirchneristas.

Remake electoral
El Cordobazo es reivindicado como el ícono indiscutible de la unidad obrero-estudiantil frente a gobiernos autoritarios, caracterización que hoy el kirchnerismo imputa a la gestión de Mauricio Macri. Los dirigentes K cordobeses estarían buscando reeditar esa épica combativa, aprovechando que la mayoría de los nombres en danza provienen de ámbitos sindicales y/o universitarios.
La velada de ayer incluyó a tres de los posibles candidatos del espacio kirchnerista. Estuvieron Juan Monserrat, quien desde su rol de secretario general de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) aporta al perfil gremial, y Cecilia Merchán, la exdiputada que hoy es promovida para un lugar en la lista por las filas juveniles estudiantiles de Patria Grande y Martín Fierro.
Además, también estuvo Pablo Carro, titular del gremio de profesores universitarios (Adiuc) y de la CTA cordobesa, que con su doble perfil académico-sindical es mencionado con mucha fuerza como posible cabeza de lista para los comicios.
Otras presencias fueron las de Eduardo González Olguín, economista excandidato a gobernador de Córdoba, y Marcelo Pascual, quien en 2015 acompañó a Tomás Méndez como candidato a viceintendente, pero que luego conformó su propio bloque como concejal.
Las próximas elecciones universitarias (6 de junio) estarían demorando algunas negociaciones, dado que algunos de los principales referentes K se encuentran abocados a retener el poder en sus respectivas Facultades. Es el caso de Diego Tatián, decano de Filosofía y Humanidades, quien busca coronar en los comicios a su delfín, Juan Pablo Abratte, y del exrector Francisco “Pancho” Tamarit, quien ayuda a la decana Mirta Iriondo a ser reelecta en Famaf.