Verón, el que mucho abarca

Participó en la confección de la lista de convocados de Sampaoli en su nuevo rol de secretario en AFA. De jugador y presidente de Estudiantes a citador oficial.

Por Federico Jelic

Víctor Blanco, presidente de Racing y secretario general de AFA, fue taxativo en todo sentido cuando se refirió la convocatoria de la Selección Argentina, para el amistoso ante Brasil y Singapur, en junio. “A la lista del combinado nacional la dio (Juan Sebastián) Verón con el guiño de (Jorge) Sampaoli”, declaró, aunque al final terminó confundiendo un poco el panorama, porque el DT aún no se despidió contractualmente de Sevilla de España y porque la “brujita” sigue siendo jugador (y presidente) de Estudiantes de la Plata.
¿Qué más pretende Verón? Es futbolista en actividad, presidente y también secretario de las selecciones nacionales juveniles, con injerencia directa en el plantel superior que se juega el pasaporte al mundial de Rusia 2018. ¿No son muchos cargos y responsabilidades?

De la cancha al atril
Verón se retiró dos veces de la actividad profesional y volvió para quemar sus últimos cartuchos. Con 42 años, continúa transpirando la camiseta, y seguramente en julio anunciará un nuevo paso al costado.
Para colmo, rindió: en Guayaquil por Copa Libertadores a falta de cinco minutos hizo una corrida de casi 30 metros, vertical, tiró el centro para el tercer gol, en el 3 a 1 de Estudiantes sobre Barcelona.
Uno después no lo imagina actuando como presidente, después de jugar el partido más importante sin fortuna, porque al final no logró pasar de ronda aunque clasificó a la Copa Sudamericana. A la hora de hacer el balance deportivo, ¿Se juzgará él mismo? ¿Le pedirá un informe técnico de su propio rendimiento al DT Nelson Vivas? ¿Cuál será el criterio? ¿Cómo hará Vivas para decirle al presidente de la entidad a la que dirige que no lo va a tener en cuenta para la próxima temporada?
Para colmo, ahora con cargo en AFA, nadie tiene en nítido si estará en las juveniles o en la Selección mayor. Cuando no se marca la cancha de antemano, ocurren estos infaustos episodios. Y encima de todo, Verón es un hábil negociador, eficaz en sus gestiones y todos coinciden en que tenerlo en algún cargo puede ser más que provechoso.

A la selección y la lista
Sampaoli ya asumirá formalmente como DT de la Selección en la semana entrante, pero primero AFA tuvo que abonar 1.300.000 euros haciendo uso de la cláusula de rescisión del contrato que lo unía con Sevilla. Asimismo, como el calendario FIFA es tirano con los plazos, una AFA sin técnico oficial tuvo que salir a convocar a los futbolistas que militan en el extranjero de cara a los amistosos en Australia ante Brasil y Singapur. Entonces, con la venia de Sampaoli, se cumplió con el trámite formal, con la novedad de la presencia del delantero de Inter Mauro Icardi.
Se dice extraoficialmente que fue Verón quien apuntó algunos convocados. Que Icardi haya estado proscripto por tres entrenadores responde a una política adoptada por el vestuario o del conductor (por su episodio marital con la ex esposa de Maximiliano López), aunque ahora, la amnistía se llevó a cabo en parte por presión de la nueva dirigencia de AFA. Y en esto, no tuvo mucho que ver el actual mandamás Claudio “Chiqui” Tapia: fue todo obra de la “Brujita”.
Estaba claro que siendo técnico de la institución española, Sampaoli no portaba autoridad para citar en nombre de AFA. Allí subyace la polémica, motivo por el cuál fue tildado de “anti ético” por algunos sectores que denostan esa actitud. Pero Verón salió a respaldarlo y obró en consecuencia.

La silla de Tinelli
Resulta que la “brujita” hace rato venía pugnando por un cargo de relevancia al frente del fútbol argentino. Primero intentó ser titular de la Comisión Normalizadora de AFA, cargo que recayó en el presidente de Belgrano Armando Pérez, y hasta coqueteó con la Superliga. Lo que sea viene bien. Y entonces, aprovechó la silla vacía que dejó Marcelo Tinelli al renunciar al cargo de secretario de selecciones nacionales.
Verón fue pragmático y expeditivo. Su función a cargo de las selecciones menores ya estaba cumplida, de hecho, ya tiene el apellido del futuro DT de la selección Sub 20, cuando sea despedido Claudio Úbeda tras el papelón en el Mundial de la categoría de Corea del Sur: será Gabriel Milito. Toca todas las puertas y sus influencias son efectivas en todos los ámbitos. De decidir volver a jugar, imponerse en el equipo a pesar de ser presidente, a armar la lista de los convocados para la selección y recibir al DT Jorge Sampaoli en el aeropuerto, a designar el esquema de las categorías menores.
¿Qué le falta a Verón? Convocarse a sí mismo para la Selección Nacional y jugar al lado de Messi. Ya lo hizo con Vivas en Estudiantes de La Plata. ¿Llegará la “Brujita” al Mundial? Si no es con pantalones cortos, con el traje de dirigente seguramente estará cerca del Giani Infantino, máxima autoridad de FIFA, porque las relaciones públicas también son una de sus virtudes, algo así como su pierna hábil, a la par de su pegada y sus cambios de frente de un costado a otro de la cancha. Y la distancia que tuvo con Maradona ya cuenta con un pacto tácito de no agresión, en silencio, después de algunos entredichos en tiempos de acefalia y anarquía en AFA.
Verón está en todos lados, como el sol. Y los dichos populares son sabios por algo: quizás el mucho querer abarcar no le permita apretar con la misma intensidad a todos los proyectos y frentes que tiene abierto. Sea en la cancha o en los escritorios.