Se complica misión de Negri contra Gils Carbó

La funcionaria estaba citada para comparecer en el Congreso mañana, pero el radical -la cara visible del macrismo en las gestiones para enjuiciarla- encabezó un pedido del oficialismo para postergar la reunión.

Desde hace un tiempo, el radical Mario Negri es la cara visible del oficialismo en las gestiones para acelerar el análisis de los pedidos de juicio político presentados en contra de la procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó.
Las gestiones del cordobés parecían bien encaminadas la semana pasada, cuando la comisión Bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público recibió a los fiscales Carlos Rívolo, Luis González Warcalde, Raúl Pleé, Germán Moldes y Guillermo Marijuan, todos “afectados” por el desempeño de una de las fundadoras del colectivo k Justicia Legítima.
Rívolo fue el más beligerante. Tal como sostienen quienes reclaman el enjuiciamiento de la funcionaria, habló de faltas en la designación de titulares en las fiscalías de General Pico (La Pampa), Tartagal (Salta), Santiago del Estero y Goya (Corrientes), pese a que los juzgados aún no están en funcionamiento. “Los concursos eran para una jurisdicción que no estaba habilitada”, completó al ser consultado por la senadora Laura Rodríguez Machado (PRO).
Paralelamente, aseguró que hay casi 1.500 personas que se incorporaron durante la gestión de Gils Carbó “sin respetar el principio de oportunidad y proporcionalidad”.
Sobre el manejo de los recursos humanos, denunció que el personal administrativo de las fiscalías, en varias oportunidades, “entraba antes de que se asignara al fiscal”.
En tanto, Pleé, quien estaba a cargo de la unidad especializada en lavado de dinero que fue reemplazada por la Procelac, aseguró que su sucesor, Carlos Gonella, fue “puesto” en el cargo pese a que “era secretario de una fiscalía de un tribunal de Córdoba”.
Pleé respaldó así uno de los argumentos del Colegio de Abogado de la Ciudad de Buenos Aires, que reclamó que Gils Carbó sea sometida a proceso citando entre las causales su “persistencia” en una conducta en particular, a saber: no observar las normas que regulan el proceso de nombramiento de los fiscales, violentando en reiteradas oportunidades el mecanismo legalmente previsto según su “preferencia personal”.
Entre los casos más polémicos la entidad incluyó lo que definió como “las designaciones ilegales resultantes de la creación de la cuestionable Procelac” y la “colocación” de su ex titular, Gonella, quien al momento de ser designado no era un representante del Ministerio Público nombrado conforme a la normativa vigente.
Los legisladores que impulsan la destitución de Gils Carbó pidieron que se postergara la citación de la procuradora que estaba prevista para mañana.
La masista Graciela Camaño, presidenta de la comisión, admitió el planteo del oficialismo, que argumentó que antes de visitar el Congreso la funcionaria debe aportar más información por escrito.
La exposición de Gils Carbó quedó para junio, cuando también está previsto que el cuerpo parlamentario escuche a más fiscales y a representantes de organizaciones y sindicatos judiciales.
El lunes, el interbloque Cambiemos destacó que la procuradora omitió consignar respuestas en la documentación envió al Congreso y que querían más precisiones.
Además, en las últimas horas se habría sumado más información sobre concursos, designaciones de fiscales subrogantes y ad hoc, traslados, régimen disciplinario y gestión de procuradurías y unidades especializadas, entre otros asuntos.
Gils Carbó le había trasmitido a Camaño su intención de asistir el jueves. Se negó a postergar su exposición y pidió mantener la fecha para evitar inconvenientes con sus compromisos institucionales.
Entre notas cruzadas, Camaño tomó su decisión y admitió los dos pedidos de Negri; es decir, reprogramó la citación y la intimó para que envíe datos y documentación.
Negri encabeza el nuevo intento del Gobierno por remover a Gils Carbó e insiste con que debe rendir cuentas sobre las denuncias que pesan en su contra; en particular, por los traslado y las designaciones irregulares.
“Desde que asumió como procuradora sintió que tenía un paraguas de imposible remoción”, declaró Negri en abril, cuando la bicameral se activó. “Se puso la camiseta K y no se la sacó”, remarcó.
El titular del interbloque Cambiemos en la Cámara Baja se refirió expresamente al “caso Gonella” e insistió con que Gils Carbó debe detallar qué sucedió cuando desplazó a Pleé y “colocó” al joven cordobés.
Si bien el cambio de agenda retrasa los planes del oficialismo, en abril Negri ya había sugerido que para cumplir los plazos había que ir “trabajando” las constancias que la procuradora había enviado y requerirle a la Justicia las copias de los estados de las causas criminales que la involucran, por el volumen del material a estudiar y las eventualidades que pudieran surgir.