Acuerdo aliancista de Méndez devalúa su perfil outsider

El concejal y periodista erigió su capital político mostrándose como un referente del anti sistema: enfrentado al establishment cordobés, híper crítico del periodismo y rebelde de las pautas que abonan la política tradicional.

Falta poco más de un mes para que finalmente se conozcan los precandidatos a diputados nacionales que se medirán primero en las PASO y luego en las generales de octubre y, al menos hasta ahora, en Córdoba el escenario político aparece bifurcado. Por un lado, se vislumbra la disputa que se dará entre los dos sectores que lideran los sondeos y que buscarán alzarse con la victoria en esta provincia; y por el otro, la carrera entre quienes pelearán por subirse al tercer peldaño del podio.
Es que si bien todo hace presuponer que la elección se polarizará entre Cambiemos y Unión por Córdoba, la salida momentánea del radar político del ex mandatario José Manuel de la Sota renovó las expectativas en los partidos y espacios más chicos que buscarán batallar por la novena banca. Quienes se ubican en esa franja deberán esforzarse por seducir a los electores que no acompañarán la oferta de la coalición ni la del oficialismo, sobre todo porque parten de un mismo denominador discursivo: enfrentar al neoliberalismo representado en el gobierno de Mauricio Macri y de Juan Schiaretti. Bajo ese precepto ya ruedan en la pista preelectoral el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), el kirchnerismo y una parte del progresismo cordobés que ensaya frentes amplios.
El otro elemento que está precalentando para salir a la cancha y jugar en octubre, es la multialianza que teje el actual concejal capitalino y ex candidato a intendente, Tomás Méndez. El periodista trabaja en el armado de un frente electoral a sabiendas de que una victoria en las legislativas significaría la consolidación de su espacio de cara a las municipales de 2019, donde deposita su verdadero objetivo.
En el caso del edil, cuando irrumpió en el escenario electoral allá por 2015 desestabilizando la fisiología de la política local tras quedarse con el 23 por ciento de los votos capitalinos (su fuerza quedó como primera minoría en el Concejo Deliberante), lo hizo desde un perfil de dirigente “anti sistema”.
Se mostró como el referente outsider de la política, enfrentado al establishment cordobés, hiper crítico del periodismo y rebelde de las pautas que abonan la política tradicional. Erigió su capital electoral a partir de las denuncias que hizo públicas en su programa de televisión y fustigó siempre al sistema judicial.
Ahora, casi dos años después de su debut como “político”, la radiografía de Méndez devuelve otra cosa. La necesidad de contar con una estructura partidaria, sobre todo si busca fortalecer su imagen por fuera los límites del ejido urbano, lo empujó a acercarse a partidos tradicionales y conversar con distintos sectores y referentes, en otros tiempos impensados para él. Por ejemplo, con Olga Riutort.
Ni bien asumió en el Concejo Deliberante su bloque sufrió una fractura. Quien fuera su candidato a viceintendente, el empresario con vínculos K, Marcelo Pascual y su par de bancada Eugenia Terre abandonaron el bloque presidido por el periodista y conformaron su propio espacio, Frente Federal de Acción Solidaria.
Desde entonces, Méndez se quedó sin partido y se convirtió en una figura apetecible para muchos sectores que necesitaban de un referente de alto perfil que los devuelva a la arena política. Así se fueron engranando las partes de un frente que busca posicionarse para octubre y que expone a un líder que de outsider le queda poco.
Méndez acordó refugio en el tradicional Partido Socialista -un ex aliado de Luis Juez- que ahora busca levantar el perfil y salir del ostracismo. También sumó al Partido Solidario del titular de Apyme, Eduardo Fernández; un dirigente kirchnerista de pura cepa que integra el Frente para la Victoria de Córdoba. El Gen, que a nivel nacional se referencia en Margarita Stolbizer ahora cerca de Sergio Massa quien a su vez comparte espacio en UNA con José Manuel de la Sota, también parece abonar al movimiento ADN.
Barrios de Pie (Libres del Sur), la Corriente Unidad Popular y el Partido del Trabajo y del Pueblo completan por ahora la grilla de sectores que convergen en el movimiento que lidera Méndez.
Aún así, el concejal días atrás no descartó que ante una eventual participación en las legislativas, el espacio lleve en el primer lugar de la boleta a un extrapartidario.