Una ida al teatro y cine del día

Se incluye una mirada a “Burlesque Sentimental”, obra que volverá en meses próximos de cartelera a La Cochera. El complemento de la agenda viene del circuito de cineclubes.

Por Gabriel Abalos
[email protected]

Caricatura de un matrimonio

“Burlesque Sentimental”, una comedia sobre los desajustes de pareja. Foto de Juan Manuel Alonso

Estrenada a fines de 2016 y repuesta esta primera mitad del año en Teatro la Cochera, Burlesque Sentimental es una pieza armada con cuadros originados en dramaturgias de improvisación y en textos diversos, que refiere al eterno y desigual vínculo amoroso entre el hombre y la mujer, en el estadio casi caricaturesco de institución matrimonial. Los tiempos que corren han visto subvertirse gran número de valores gracias a una perspectiva que aportó la medida necesaria de reflexión, al permitir escindir para el análisis la naturaleza sexual de las personas de la construcción de los modos de ser mujer y de ser varón en el mundo. Esta subversión inevitable atraviesa aspectos como la violencia, la posesión, los roles, los afectos, el trato y muchas cosas más.
En Burlesque sentimental el tono elegido es el humor de carácter sainetero y se materializa en el sólido trabajo actoral de Rita Novillo, Chacha Alvarado y Marcelo Castillo, tres históricos de Teatro La Cochera, quienes formularon dos años atrás este proyecto que por diversos motivos se estrenó hace poco. La función del domingo fue la última de esta sección de 2017 y promete su reposición en los próximos meses. El diseño lumínico de la puesta fue trazado por Pancho Sarmiento, la asistencia técnica es de Lucas Solé, y la dirección de Paco Giménez.
Quienes conocen el tono de las producciones de La Cochera, en especial de las puestas que se hicieron de La Fonda Cordobesa y de La Fonda Patriótica, conocerán el tipo de humor que pone en juego este trabajo. El lenguaje popular cordobés es una de sus fuentes claves, y también aparece como contraste de esa baja lengua la cita de un léxico inspirado en textos aportados por los estudios de género contemporáneos, contrastados con fragmentos de Schopenhauer referidos desde los prejuicios intelectuales de su época al lugar inferior de la mujer en el mundo. Así se construye este juego cuyos personajes son los miembros de una pareja en crisis debido precisamente a las ideas que penetraron en su ámbito de machismo naturalizado y modificaron la línea de flotación del proyecto tradicional. A ellos se suma un personaje a veces femenino que otra veces se traviste con ropajes masculinos (Rita Novillo), quien pretende intervenir en la brecha entre la pareja desavenida, para inclinar las cosas a favor de la mujer, ya sea intentando seducirla o bien tachando al varón del dúo (Marcelo Castillo) como un auténtico imbécil. Por su parte, el miembro femenino de la pareja (Chacha Alvarado), si bien tiene clara su insatisfacción en la pareja, se muestra variable en sus roles y, si por momentos asume una personalidad de travesti, otros se comporta como un pasivo objeto de la seducción del tercero en discordia, y también aparece como víctima de la violencia de su pareja desesperada porque las cosas se salieron de cauce respecto del proyecto patriarcal original.
Uno de los cuadros tiene como miembros de una segunda pareja a Castilllo y a Rita Novillo, hiriéndose verbalmente uno a otro en un juego perverso al que asiste pasivamente Chacha Alvarado, con una máscara.
Todo esto es contado con recursos de teatro popular, y avanza por medio de cuadros que se sostienen escénicamente y permiten los cambios de vestuario y la preparación de los siguientes cuadros. La música toma también su parte en el espectáculo, haciendo fluir los cambios de escena. El humor va ganando la partida, de la mano del absurdo o del sainete desopilante, y la sucesión de personajes va componiendo la temática con la consabida soltura actoral de los tres referentes escénicos.

Sigue el cine argentino
En el Cineclub Juan Oliva, que ofrece sus funciones en el Centro Cultural Córdoba, se prolonga durante tres días más el programa que ofreció la semana pasada. Se verá a las 19 la película de origen cordobés Soldado argentino sólo conocido por Dios,largometraje de ficción bélico que recrea la guerra de Malvinas, con dirección de Rodrigo Fernández Engler. El filme se hilvana con la leyenda del último combatiente, un soldado desconocido que habría enfrentado por sí solo a un batallón de ingleses.
A las 21 se proyecta El otro hermano, filme de Israel Adrián Caetano. Basado en la novela Bajo este sol tremendo de Carlos Busqued, cuenta con las actuaciones de Leonardo Sbaraglia y Daniel Hendler. Un hombre recibe la noticia de que su madre y su hermano fueron brutalmente asesinados en Lapachito, Chaco. Su viaje al lugar del crimen lo dejará en una dudosa complicidad con Duarte, un policía corrupto.
En Av. Poeta Lugones 401. Entrada a cada función $ 40, descuento del 50% a estudiantes y jubilados. Hasta el miércoles.

Facetas de Jack
El Cineclub Municipal combina la visión de sus dos estrenos del jueves pasado, El porvenir (Francia, 2016. 102’) de Mia Hansen-Løve, con Isabelle Huppert, André Marcon, y el documental París era una fiesta (Francia, 2017. 88’) de Sylvain George, hasta este miércoles. El complemento de hoy a las 15.30 es El honor de los Prizzi (EE.UU., 1985. 120’) de John Huston, con Jack Nicholson, Kathleen Turner y Anjelica Huston. Charley Partanna está vinculada a una de las familias mafiosas con mayor poder, y están enamorados con la heredera. Entre ellos se interpondrá una rubia enigmática y peligrosa.
El otro filme va de cierre de jornada, a las 23: Busco mi destino (EE.UU., 1969. 96’) un clásico de Dennis Hopper con la actuación de Peter Fonda, el propio Hopper y Jack Nicholson. Dos motoqueros viajan por las rutas del sur americano y reivindican una vida libre muy al estilo de la época.