Sin De la Sota, Baldassi se presenta como vicario de Macri

El diputado nacional está convencido que “los cordobeses van a respaldar de manera contundente al Presidente”, independientemente del candidato que elija el PJ.

Por Yanina Passero
[email protected]

baldassiDesconozco los motivos por los que José Manuel De la Sota se bajó”, así inició la conversación con diario Alfil el diputado nacional, Héctor “La Coneja” Baldassi. Fiel a su estilo, el ex árbitro internacional que pareció convertirse en el hombre inapelable del macrismo nacional para las compulsas electorales, no asume las versiones explicativas del último hecho que sacudió el tablero político no sólo dentro de Unión por Córdoba, sino en todo el sistema de partidos cordobés que se preparan para llegar al Congreso de la Nación.
No desvela al hombre oriundo de Río Ceballos si el exgobernador peronista decidió resguardarse por recomendación de las encuestas (algunas de ellas marcaban un margen ajustado con el dirigente que hizo sus armas en el mundo deportivo); o para favorecer el despegue de las nuevas generaciones, como declaró el día después de la carta que envió al presidente del partido, Carlos Caserio. El peronismo se apega al relanzamiento del sueño presidencial de uno de los pesos fuerte del partido para explicar la deserción. Baldassi, en cambio, se muestra respetuoso de las versiones. La polémica parece no ser su estilo.
La apetencia de De la Sota de “preservarse” para 2019 es una buena noticia para Baldassi que no deberá probarse en un rol incómodo para su perfil. Quien fue tres veces titular del Ejecutivo provincial trataría de colocar a su principal rival contra las cuerdas, también a Schiaretti como efecto colateral. Se suponía que no ahorraría críticas hacia la gestión del presidente Mauricio Macri, su eventual rival en un par de años.
La campaña se desarrollaría entre el pedido de equilibro que requiere la diplomacia institucional entre las administraciones del PJ y Cambiemos; y, a contrapelo, entre la natural necesidad de diferenciación de espacios otrora incompatibles.
El escenario cambió hacia una situación más amable para el Gobernador, también para Baldassi si es que desde la Casa Rosada no cambiaron de parecer en cuanto a la preferencia de abrir la boleta con un hombre con los colores amarillos. Macristas y radicales (pese a que la deserción comentada los animó a exigir más en el frente doméstico) admiten que la papeleta se decide en Buenos Aires, Baldassi lidera los sondeos y, punto central, el mandatario nacional no quiere internas.
“Más allá de las encuestas, lo que si tengo claro es cómo está Macri y Cambiemos en Córdoba. Estoy convencido que, más allá del nombre propio que esté en la lista del peronismo, los cordobeses van a respaldar de manera contundente al presidente que ha gestionado, para esta provincia, como nunca antes se había hecho”, aseguró Baldassi.
Para fundamentar su declaración, recuerda que el distrito recibió $15 mil millones en poco más de 15 meses de gestión. “Macri ayudó para que prospere un acuerdo por la Caja de Jubilaciones, le condonó una deuda millonaria a la Epec por la central Pilar que representan unos $70 millones mensuales. Ha girado cientos de miles de pesos para la construcción de autopistas y obras de infraestructura, algo que hacía muchísimos años que no sucedía. Demostró ser un líder sencillo y un presidente federal en los hechos, no con palabras”, continuó.
Despejada la variable “De la Sota”, Baldassi tiene vía libre para atar su campaña a la presunta bonanza que asomó en la provincia mediterránea tras el paso de mando entre Cristina Kirchner y Macri. Ya no se requeriría de los servicios de los contrapuntos aguerridos.
Los elogios para su probable contrincante, el vicegobernador Martín Llaryora, parecen confirmar el tono descafeinado de la estrategia proselitista que se viene. “Martín es un referente joven, con ganas de seguir progresando. Lo veo como una excelente persona y le tengo mucho respeto. Es un buen dirigente”, comenzó con el rosario de piropos que bien podría encuadrar en la común estrategia de elevar el precio del rival, cuando la autoconfianza cotiza más.
Baldassi se siente identificado con el exintendente de San Francisco que adeuda una respuesta formal al ofrecimiento de De la Sota. “La única diferencia que tenemos es el partido”, admitió Baldassi, dejando entrever que la definición de la elección recaerá en Macri y su gestión en Córdoba.