Seis candidatos a Defensor en el laboratorio político de Carlos Paz

Se presentaron los binomios para la elección del 25 de junio. Hay muchas singularidades.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

En extraño laboratorio político se convirtió Villa Carlos Paz con la elección de Defensor del Pueblo, que se llevará a cabo el domingo 25 de junio.
• El Frente Cívico rompió Cambiemos y acordó con el Partido Justicialista;
• el PRO desistió de aliarse a la UCR y va dividido: una parte se abstiene y otra apoya al candidato sigiloso del intendente Esteban Avilés;
• la UCR va con el felpetismo pero no con el mestrismo;
• ADN le arrebató a última hora la candidata a Primero la Gente;
• y dos partidos de escaso impacto llevan candidatos: PAIS y Vecinalismo Independiente.
La elección de Defensor del Pueblo (y su adjunto) en Villa Carlos Paz será un aperitivo antes de las PASO de agosto, pero resultará muy difícil sacar conclusiones extrapolables al escenario provincial, porque la disputa entre los seis candidatos ocurre en un contexto singular. Las coaliciones, los acuerdos y los desarreglos internos difícilmente se repitan para el episodio provincial de la elección de diputados nacionales.
Avilés fue reelecto hace dos años con casi el 70 por ciento de los votos y cincuenta puntos por encima del candidato de Cambiemos, Carlos Felpeto. Naturalmente, no pondrá en riesgo ese tremendo capital, que lo convierte hoy en una pieza apetecible para el armado 2019 de la alianza que gobierna el país, en manos de ningún otro candidato. Ese botín no se presta. Sin embargo, en Villa Carlos Paz todos creen que la fórmula integrada por Daniel Mowszet y Néstor Matheus tiene su marca en el orillo. El dúo es apadrinado por la ONG Calidad y Desarrollo Ciudadano, y ningún partido político la apoya aún oficialmente, aunque algunas versiones indican que los sobrevivientes de la alianza oficialista Carlos Paz Unido (MID y Partido Socialista, que presentaron la coalición pero al final no gestaron un candidato) estarían por detrás. Como una señal, en el lanzamiento de esta fórmula estuvo el secretario de Salud Pública municipal, Rubén López; ese cargo fue el que ocupó Mowszet en su paso por el gabinete de Avilés.
La situación del PRO es crítica. La división entre los herederos de la Ucedé y los mediáticos, o entre la vieja-nueva-política y la novísima-nueva-política, quedó reflejada en la indefinición del partido. La primera línea, que en Villa Carlos Paz representa la legisladora Viviana Massare, con el apoyo de los ex ucedeístas Soher El Sukaria y Javier Pretto, terminó por una abstención más resignada que revolucionaria: no tendrá candidatos propios ni apoyará a alguno. En cambio, los baldassistas, identificados con el concejal Marcelo Cuevas, acompañan abiertamente a Mowszet. Tiene lógica, porque Héctor Baldassi quiere a Avilés en Cambiemos, integrado o como aliado, y la posición frente al intendente de Villa Carlos Paz es la principal línea divisoria dentro del PRO. El armado de la Mesa Cambiemos de esa ciudad, a la que Avilés no fue invitado, es una demostración suficiente de la situación.
Avilés tuvo como aliado hasta el año pasado al Frente Cívico de Luis Juez, pero la discusión por la presidencia del Concejo de Representantes, que el intendente reservó para una dirigente de su grupo y se la mezquinó al juecismo, provocó la ruptura. Ahora, por ese cargo, los juecistas comenzaron a encontrar falencias en la gestión que antes celebraban. Como sea, se esperaba del Frente Cívico un juego en equipo con sus socios provinciales de Cambiemos, la UCR y el PRO. Pero, sorpresivamente, cerraron una alianza con el GEN (socio nacional del delasotismo), y el partido local Participación y Cambio. En los últimos días agregaron al Partido Justicialista de José Manuel de la Sota y Juan Schiaretti (los archienemigos de Luis Juez) otorgándole el segundo lugar de la lista, que quedó conformada por Mario Sansone y Yolanda Gallardo. El peronismo terminó en esta coalición ante la falta de oportunidades propias en una ciudad donde hace dos años vio de lejos el 10 por ciento de los votos. Mejor mal acompañados que solos, habrán concluido.
Los radicales perdieron primero al Frente Cívico y, luego, al PRO. Así, la lista de la UCR, que lleva a pelear por la reelección a los actuales Defensor y Adjunto, Alejandro Luchessi y Rudi Trossero, no tiene más apoyo que el del partido centenario. La candidatura de Luchessi fue, para juecistas y macristas, la causa de la fractura en Cambiemos. Pero no sólo eso, los mestristas, que preferían elevar la postulación del ex boxeador Sergio Falucho Laciar bajo los globos de Cambiemos, eludirán comprometerse con la suerte de Luchessi. La fractura arrastra a otros sectores internos de la UCR; tanto, que el propio presidente de la UCR local, Jorge Lassaga, cedió el trámite de inscripción de la fórmula a las vicepresidentes Pía Felpeto y Paola García, entusiastas ellas sí con la reelección del actual Defensor. Es que Luchessi tiene el impulso que le da el neoguevarista-aguadista, pero siempre felpetista Carlos Felpeto, lo cual provocó la reacción de quienes superar la era de este ex intendente en el dominio local del radicalismo.
ADN, el partido de Tomás Méndez, con el sello de Acción para el Cambio del desarrollista Alfredo Keegan, tiene como candidata a Alejandra Fernández (secundada por Jorge Sica), la misma que hasta hace unos días iba a ser la estrella de Primero la Gente. Para Méndez será una posibilidad relativa de medir si puede traspasar la frontera de la ciudad de Córdoba. Cierran la nómina de candidatos los binomios Berta Carrizo – Rosana Paz, de PAIS, y Osvaldo Mercado – Amílcar Salgado, del Vecinalismo Independiente.

Candidatos a Defensor y Adjunto

* UCR: Alejandro Luchessi y Rudi Trossero.
* Crecer por Carlos Paz: Daniel Mowszet y Néstor Matheus.
* Movimiento Solidario: Mario Sansone y Yolanda Gallardo.
* Acción para el Cambio: Alejandra Fernández y Jorge Sica.
* PAIS: Berta Carrizo y Rosana Paz.
* Vecinalismo Independiente: Osvaldo Mercado y Amílcar Salgado.