Peña impone tutelaje en Córdoba (arrincona a Massot)

El influyente consejero presidencial reafirma que la estrategia para la compulsa, esta vez, estará bajo su supervisión. Cedió el protagonismo a los jóvenes PRO, en el marco del lanzamiento nacional, desde Córdoba, del portal anti bullying.

Por Yanina Passero
[email protected]

peña-massotLa juventud macrista sabe que tendrá el trabajo más pesado durante la campaña por las elecciones primarias abiertas y las legislativas de octubre. Sus servicios serán ad honorem porque son escasas las probabilidades de lograr un lugar expectable, al menos en la boleta de diputados por Córdoba de Cambiemos, sumariada la inflación de precandidatos para sólo nueve bancas.
La sangre joven del partido comenzó a traccionar los andamiajes de la estrategia electoral. Durante la mañana, montaron una campaña para rebatir las críticas del Gobierno de la Provincia por el costo de la energía: entregaron velas a los vecinos y material informativo que desagregaba los ítems que conforman la tarifa final por la electricidad. “¿Sabías que el 50% del aumento de tu boleta de luz se debe a EPEC y no al Gobierno Nacional? Estamos en Plaza San Martín para informarte”, rezaba la invitación por redes sociales.
Por la tarde, se llevó adelante el lanzamiento nacional, desde Córdoba, del consultorio online “Hablemos de todo” que promueve la Subsecretaría de Juventud del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a cargo de Pedro “Piter” Robledo.
“Se trata de un espacio donde jóvenes de todo el país podrán informarse y preguntar, de forma anónima, sobre temáticas propias de la juventud como bullying, consumos problemáticos, acoso laboral y virtual, géneros y sexualidades, violencia de género, trastornos de la conducta alimenticia y prevención del suicidio”, explicaron los objetivos del programa a través de un comunicado.
Un escenario montado en el Parque de las Tejas y la actuación de tres bandas jerarquizaron el lanzamiento del programa, en momentos donde el acoso genera alta preocupación social: tan solo en el primer semestre de 2016, la ONG Bullying Sin Fronteras denunció 1.142 casos de hostigamiento entre adolescentes.
Ahora bien, el evento no fue impermeable a las lecturas políticas. En primer lugar, porque el responsable del programa de contención sostiene un discurso a favor de la inclusión de los jóvenes en lugares de decisión política, no por su pertenencia a un grupo etario, más bien la capacidad de trabajo.
En sordinas, varios referentes de las tropas juveniles del macrismo afirmaban que exigirían un lugar en la nómina de candidatos de Cambiemos para representar a Córdoba en el Congreso de la Nación. La pretensión solidaria podía interpretarse como un grito de rebeldía juvenil, sin embargo, la atención del jefe de ministros del gabinete presidencial, Marcos Peña, le imprime otro peso al reclamo de un nuevo sector que quiere integrar la mesa de negociación.
A esta altura, es claro que el influyente consejero de Mauricio Macri tiene un papel reservado para los integrantes sub 30 del partido. Un anticipo se vio en el lanzamiento de la mesa juvenil de la coalición gobernante, en diciembre del año pasado, con la presencia de Peña en Córdoba.
Pero lo cierto es que, a través de los jóvenes, Peña dio muestras adicionales sobre quién tiene tutelaje de la estrategia de Cambiemos en la provincia. El inventario quedó abierto con el desfile de referentes de la UCR y el Frente Cívico en el despacho del jefe de Gabinete para discutir los términos generales del acuerdo, porque asumen que las condiciones específicas del trato bajarán desde Buenos Aires hacia Córdoba.
La ratificación de su “dominio” (hace un mes el hermano de Peña encabezó otro encuentro con jóvenes en Río IV) pareciera necesaria. Sucede que en el macrismo local no está bien claro quién es el dueño de la batuta en cuanto al armado electoral. El otro polo al que se dirige la incógnita es el que representa Nicolás Massot, el diputado que responde al presidente de la Cámara Baja, Emilio Monzó.
Conviene recordar que el dirigente bahiense, quien tuvo un marcado protagonismo en el armado político que inició con motivo de las legislativas de 2013, mostró sus preferencias (o las de su mentor) para la compulsa que se viene al organizar un grupo interno de fuerte corte antimestrista, junto a Oscar Aguad y Mario Negri. También, entre los antecedentes asoman las diferencias de “criterios” políticos que tensaron las relaciones –supuestamente reparadas- entre Peña y Monzó.
La reducción de las fricciones sería la bajada de línea que Peña representa. Las acciones concretas en el terreno dispuestas por el superministro (en este caso, con los jóvenes como instrumento), es también un mensaje para las vertientes de Cambiemos.