Córdoba hará embargos bancarios en 24 horas a deudores

Finanzas aplicará el sistema de oficios judiciales que aplica la Afip; requiere de la autorización judicial. La aplicación comienza el 18 de este mes.

Por Gabriela Origlia

El gobierno de Córdoba, a través de Finanzas, a partir del 18 de este mes comenzará a usar el sistema de oficios judiciales para embargar tenencias de dinero en banco de los deudores en menos de 24 horas. Por supuesto, es con autorización de la justicia y todo el trámite es online.
El procurador, cumpliendo determinados requisitos, pide la autorización al juez para trabar el embargo. La Provincia avisa a la AFIP y la administradora al Banco Central para que se inmovilicen los fondos.
La nueva medida la presentó el ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, quien describió la marcha de la gestión de deuda judicial que se agilizó con un nuevo esquema que prioriza a los contribuyentes de mayor capacidad de pago y que apunta a aumentar la cobrabilidad de los juicios fiscales y acortar los plazos de gestión en sede judicial. En el primer cuatrimestre del año ya se duplicó la recaudación por esta vía.
Para alcanzar los objetivos se decidió ser más selectivo en el criterio de selección de las obligaciones vencidas, para mejorar la calidad de la información se firmaron convenios con el Registro Civil y con el de Propiedad Automotor. Además se cambió la relación con los procuradores, en vez del “sorteo” de los juicios se asignan en función de su desempeño, para lo que hay un monitoreo diario.
Al 31 de diciembre de 2015 había casi un millón de juicios en stock correspondientes a unos 527.000 contribuyentes. Finanzas realizó una depuración de la base; el 5% de los juicios terminaron; 24% se dieron de baja; 29% continúan y con el resto se sigue trabajando para encausarlo.
El proceso todavía no terminó (comenzó a mediados del año pasado): el 30 de abril venció el plazo para que los procuradores de menos de 5000 casos informen la situación; a fin de mes deben presentar el reporte quienes tienen más de esa cantidad.
En el grupo de juicios que continúan se aplicaron todas las nuevas herramientas y ya hay “indicios de cambio”. Por ejemplo, se redujo la cantidad de días para iniciar el juicio de la causa asignada; la meta es llegar a hacerlo a 30 días (hoy se bajó de una media de 82 días a 51). También es más rápida la notificación de la demanda y la ejecución de embargos o inhibiciones.
Giordano explicó que en lo que va del año ya se realizaron más 800 inhibiciones y se espera una suba sustancial en el volumen de pedidos de quiebre. “Es una decisión dura por las consecuencias gravosas para el contribuyente”. Por ejemplo, no puede salir del país sin autorización judicial.
En abril se gestionaron 23 pedidos de quiebra que van desde los $100.000 a los $17 millones. Ya la Procuración de Tesoro tiene 38 casos previstos para este mes. Por año, la Provincia solía pedir una o dos quiebras. Ahora hay 150 más en stock.
Un tercio de las causas iniciadas en el segundo semestre del año pasado ya se terminaron (equivalente a todo lo que se hacía antes en un año). “Ya son resultados concretos y ese porcentaje irá mejorando”, agregó Giordano quien estima que no debería demorarse más de un año en terminar un proceso.
El mecanismo que utilizaba la Provincia para enviar a juicio era enviar a granel los casos que estaban a punto de prescribir. En vez de ese, se optó por buscar a los 1000 más grandes de cada impuesto y hacer los juicios por persona y no por bien para no “dilapidar” esfuerzos.
Del año pasado a ahora se iniciaron 22.000 juicios por unos $208 millones; con el nuevo programa se alcanzó un monto similar ($181 millones) con un esfuerzo administrativo mucho menor: 671 juicios que corresponde a 8.691 contribuyentes.
Respecto del nuevo sistema de embargos, desde Finanzas explicaron que es una herramienta “poderosa” que requiere la autorización judicial.
Giordano indicó que de los puntos del programa de agilización de deuda judicial que se asumieron como compromisos “se avanzó en la mayoría, queda pendiente lo de las subastas electrónicas. Empieza a darse la percepción de que las herramientas funcionan y empujan a mejorar la conducta de los contribuyentes”.