Viviendas, primer round de la pelea Cambiemos vs. Unión por Córdoba

Dirigentes de ambas formaciones se sumaron a la disputa que iniciaría el senador Carlos Caserio cuando reprochó al gobierno nacional un trato de privilegio a los intendentes oficialistas. Según Rogelio Frigerio, la distribución es equitativa.

viviendasLas relaciones cordiales entre el oficialismo cordobés y el gobierno nacional han quedado reservadas a la primera línea. Por debajo de Juan Schiaretti y Mauricio Macri, la pelea parece crecer día a día.
El primer asalto de lo que promete ser una larga guerra de posiciones comenzó cuando el cónclave de intendentes peronistas reunidos en Villa María acusó al ejecutivo de privilegiar a sus colegas oficialistas a la hora de distribuir fondos.
“Nos preocupa la vuelta de viejas prácticas como ocurrió con 50 intendentes, todos del signo político de Cambiemos, convocados a la Casa Rosada para inversiones de supuestamente 700 millones de pesos para vivienda de esos pueblos” dijo en esa oportunidad Carlos Gutierrez, jefe de bloque de Unión por Córdoba en la legislatura unicameral.
Luego, Carlos Caserio, senador nacional y presidente del justicialismo cordobés, se dirigió por escrito al ministro del interior Rogelio Frigerio reprochándole que haya mantenido una reunión con intendentes de Cambiemos donde se comprometió a liberar fondos para la construcción de viviendas. “Es una práctica que creíamos desterrada”, decía la carta comparando la situación con la acaecida durante el gobierno de Cristina Kirchner.
Quien conozca el paño de la política cordobesa sabe que la intervención de Caserio en la polémica es una señal de alerta. El senador es una pieza clave en la arquitectura de poder de Unión por Córdoba al punto que es conocido como el articulador principal entre Juan Schiaretti y José Manuel de la Sota. La dura misiva implica que el tema ha escalado hasta convertirse en un objetivo táctico para el peronismo.
La disputa llegó al punto que el propio ministro tuvo que salir al cruce de las andanadas que se lanzaban desde las posiciones del justicialismo cordobés. “El Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda, a través de la Subsecretaría de Vivienda, ya otorgó las No Objeciones Técnicas para la construcción de 111 viviendas para comunas del interior cordobés gobernadas por Unión por Córdoba” contestó el Ministerio del Interior en un comunicado oficial.
Además, el texto enumeraba los proyectos habitacionales que se encontraban aprobados en localidades donde el intendente responde al oficialismo provincial.
Detrás del ministro se encolumnaron algunos dirigentes del macrismo cordobés que se encargaron de rebatir las imputaciones y contra atacar a los referentes del peronismo. El villamariense Darío Capitani fue uno de ellos. “Resulta sorpresivo y malintencionado las declaraciones en relación a que el gobierno nacional tiene una actitud discriminatoria e injusta para con el gobierno provincial y los municipios de su color político” dijo el jefe del bloque del PRO en la legislatura provincial. Además, acusó a los funcionarios de Unión por Córdoba de mentir “sin vergüenza”.
En el día de ayer, Juan Manuel Llamosas, intendente de Río Cuarto, se sumó a la discusión en apoyo de los jefes comunales justicialistas. “Esperamos poder ser convocados y poder ser incluidos en los planes nacionales de viviendas” sostuvo en declaraciones al diario Puntal.
Fiel a su estilo, Llamosas intentó bajar el voltaje de las declaraciones. “Que tengamos visiones diferentes sobre políticas públicas no implica que yo no reconozca lo que el gobierno nacional está aportando para Río Cuarto. Eso no quita que yo plantee lo que pienso. De eso se trata la democracia” afirmó.
Río Cuarto es la segunda ciudad de la provincia y la más grande de las gobernadas por Unión por Córdoba, el esfuerzo del intendente por encauzar la situación tiene que ver con los proyectos que el estado nacional tiene comprometidos. “Nosotros estamos trabajando articuladamente con el gobierno provincial, porque es parte de nuestro equipo, y con el gobierno nacional” sostuvo Llamosas.
A pesar de estos esfuerzos, la disputa por los fondos nacionales parece ubicarse como uno de los principales temas de campaña para octubre. El peronismo teme que la asistencia nacional pueda desnivelar la balanza y, por ahora, se cura en salud.