Mejoran las expectativas de conseguir trabajo

Dos informes privados entienden que el panorama laboral tiene un leve repunte por la recuperación de los niveles de actividad. La coyuntura todavía es complicada. En marzo la creación neta de puestos fue de 21.000.

La creación de empleo en marzo fue de 21.000 puestos de trabajo en términos netos, con una importancia creciente de mano de obra en el sector privado, de acuerdo a los últimos datos oficiales. La consultora Ecolatina espera una mejora de esos indicadores gracias a la recuperación del nivel de actividad. Hay expectativas positivas en sectores mano de obra intensivos como la construcción y diversos servicios.
Sin embargo, no queda claro cuan intensa será la creación neta de puestos en el año electoral. Hay sectores como el agro que muestran una fuerte recuperación pero no son intensivos en mano de obra. La leve expansión prevista para la industria (entre uno y dos por ciento según la Unión Industrial Argentina) difícilmente impacte sobre el mundo laboral (aunque podría elevar horas extras y reducir suspensiones).
La encuesta que realizó Manpower a empleadores del país para el segundo trimestre de 2017 ratifica que hay una expectativa positiva de creación de empleo, pero algo más acotado respecto de las últimas mediciones. La diferencia (ajustada por estacionalidad) de quienes esperan un aumento de su dotación y aquellos que pronostican una baja fue positiva en sólo 4%, por debajo del 6% observado en las dos encuestas anteriores.
Sin embargo, la creación neta de puestos de trabajo no garantiza per sé una reducción de la tasa de desempleo ya que la fuerza laboral tiende a crecer en línea con el crecimiento poblacional (en torno al uno por ciento por año en Argentina).
“Más aún, un mercado laboral dinámico puede elevar la participación de la población económicamente activa ya que aquellos desocupados desalentados podrían volver a intentar buscar empleo”, agrega el reporte.
De acuerdo a las cifras del Indec, la tasa de desocupación del cuarto trimestre de 2016 fue 7,6%. Si se extrapolan los datos de la encuesta al nivel nacional, ello implicaría que al cierre del año pasado la desocupación habría afectado a 1,5 millones de residentes.
La tasa de desocupación se redujo un punto porcentual respecto del tercer trimestre de 2016, pero obedeció a que hubo una salida neta de individuos del mercado de trabajo.
Los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) que procesa la AFIP reflejan que en marzo hubo un crecimiento de 38.000 puestos de trabajo en el sector privado y una caída de 17.000 en el sector público nacional.
Según la el organismo recaudador, en marzo se registró un total de 10,2 millones de aportantes a la seguridad social, con un aumento del 2% respecto del mismo mes del año anterior.

Mejora la confianza
La consultora Randstad señala –según su última encuesta- que, luego del haber encontrado su piso en el trimestre anterior, la confianza de los trabajadores argentinos en conseguir un nuevo trabajo se ubicó en el 66%, un valor en línea con la media de los últimos dos años.
Aún con esta leve mejora en la expectativa, y como consecuencia de la percepción que los trabajadores tienen del mercado laboral, la búsqueda de empleo cayó un punto porcentual en el último trimestre, en el que sólo el 13% de los trabajadores declaró estar buscando activamente un nuevo empleo.
Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay, afirmó: “Si bien el clima y las perspectivas de mediano plazo alientan una expectativa de mejora en la confianza en la economía y el mercado laboral, la coyuntura aún no muestra señales claras de inicio del ciclo de recuperación. Esta situación hace que los trabajadores mantengan cierta cautela y tomen actitudes más meditadas sobre el trabajo y la carrera laboral”.
El 69% de los trabajadores indicó estar satisfecho con su empleo mientras que un 9% señaló lo contrario. El grupo de 25 a 34 años es el que se muestra más contento (77%), seguido por los jóvenes de 18 a 24 años (72%). En las antípodas, los trabajadores de 55 a 67 años son quienes muestran a la vez el menor nivel de satisfacción (59%) y el más alto de insatisfacción (14%).
Con cinco puntos porcentuales de diferencia, los hombres están más satisfechos con su trabajo (72%) que las mujeres (67%), pero comparten el mismo nivel de insatisfacción (9%).
“El índice de satisfacción se mantiene estable y en línea con el resto de los países de la muestra, lo que revela que nuestro mercado laboral ofrece perspectivas de empleabilidad en la mayoría de los rubros económicos y las diferentes regiones productivas”, sostuvo Ávila.