Legislativas: los K, Méndez y troskos, en la puja por el tercer puesto

La novena banca es el objetivo que persiguen éstos tres sectores en un escenario que asoma polarizado entre Unión por Córdoba y Cambiemos. El kirchnerismo y ADN comparten búsqueda de aliados en el mercado progresista cordobés.

ADN ya sumó a su frente al PS, PSol, PTP y Barrios de Pie entre otros.

Aunque sin definiciones concretas aún sobre candidaturas, el escenario electoral local asoma expectante para Unión por Córdoba y Cambiemos. En el caso del peronismo, descuentan que será el propio ex gobernador José Manuel de la Sota quien encabezará la boleta para las Legislativas en procura de retener las tres bancas que ponen en juego en la Cámara Baja apostando a sumar una más.
Para la alianza nacional en su versión local, la perspectiva es revalidar el triunfo que el presidente Mauricio Macri tuvo en Córdoba en el 2015 y defender los cuatro lugares que arriesgan en Diputados (tres por la UCR y uno por el PRO).
Así, el tablero político cordobés anticipa una polarización entre estos dos grandes sectores. Sin embargo, a juzgar por el comportamiento del electorado en las compulsas de medio término, estas elecciones suelen ser favorables para los partidos más chicos que encuentran una chance palpable para desembarcar en el Congreso. De hecho en las legislativas de 2013, el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) arañó la novena banca que finalmente quedó en manos del radicalismo.
Con esa expectativa, al menos por ahora, son tres los sectores que buscarán pelear por el tercer puesto en Córdoba: el disipado kirchnerismo, el FIT y el movimiento con sectores progresistas que encabeza Tomás Méndez.

Radiografía
La Izquierda en Córdoba se entusiasma con alcanzar el objetivo que quedó inconcluso en 2013 y lograr finalmente un lugar en el recinto parlamentario nacional. Alimenta esa perspectiva el crecimiento que a nivel nacional viene registrando el espacio y su correlato local. El sector trotskista logró tres escaños en la Legislatura de Córdoba en 2015 y quedó a muy poco de alcanzar una banca en el Concejo Deliberante capitalino.
Sin embargo, la falta de acuerdo sobre una lista de unidad y una casi segura interna dentro del frente, podrían hacer tambalear ese objetivo. De hecho, los tres socios que integran el FIT ya lanzaron a sus propios precandidatos: Liliana Olivero por la Izquierda Socialista (es hoy la que aparece medida en distintas encuestas); Laura Vilches por el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS); y Eduardo Salas por el Partido Obrero (PO). Ayer, estuvo en Córdoba el dirigente nacional Jorge Altamira en el marco de una campaña que impulsan desde el PO para realizar un congreso del movimiento obrero y la izquierda y establecer una plataforma programática contra las políticas de la Nación y la Provincia.
En otro punto de la escena local se ubica lo que quedó del kirchnerismo cordobés después de la derrota nacional del 2015, y tras haber sufrido sucesivas fugas internas y migraciones de dirigentes hacia el PJ provincial. El campo nacional y popular intenta rearmarse y configurarse en alternativa para octubre. Un proceso que lleva varios meses ya y que todavía tambalea debido a la falta de un referente capaz de aunar las voluntades, de generar consenso pero, sobre todo, de concentrar votos propios. Puertas adentro y tras un baño de realidad admiten que no podrán retener las dos bancas obtenidas en el 2013. Aún así en el Frente para la Victoria Córdoba aseguran que jugarán en las legislativas y que será con un frente más amplio que trascenderá la línea de kirchneristas ortodoxos.
Un objetivo erosionado por la irrupción de un activo Tomás Méndez que también busca aliados en el mercado progresista cordobés. El titular del Movimiento ADN construye para 2019 mirando antes las legislativas de octubre y trabaja en una multialianza a la que ya sumó voluntades del Partido Socialista, del vecinalismo, de organizaciones sociales como Barrios de Pie, y desde hace algunos días, estableció una agenda de trabajo con el sector del kirchnerista Eduardo Fernández, titular de APyme y del Partido Solidario.
El periodista también selló acuerdo con los dirigentes del Frente Popular Córdoba, Federico Giuliani y Glenda Henze, pertenecientes a la Corriente Unidad Popular y al Partido del Trabajo y del Pueblo, respectivamente.
Con un discurso antisistema y con consignas de trabajo que claramente exceden las atribuciones de quien solo aspira al Palacio 6 de Julio, Méndez buscará dar pelea para alcanzar la novena banca en Diputados. Lo haría con la personería del partido político desarrollista Apec, que preside su compañero de banca en el Concejo, David Urreta. Desde su entorno, aseguran que las encuestas en Capital lo ubican en un lugar expectable y que el desafío es fortalecer su imagen en el interior para quedarse con el tercer puesto en el podio de octubre próximo.