Una colecta para Pablito

Si Pablo Rago dice que tiene mucho trabajo y no tiene dinero para comer, la administración de sus recursos no está siendo óptima.

Por Gonzalo Neidal
gonzalo.neidal@gmail.com

Un conocido chiste relata lo siguiente:
La maestra le pregunta a un alumno a los cuántos grados hierve el agua. El alumno responde que a los noventa grados. La maestra lo corrige: el agua hierve a los cien grados. El alumno cae en su error y le dice: “¡Tiene usted razón, seño. Me confundí. Es el ángulo recto el que hierve a los noventa!”.
Hay respuestas correctas pero que deben ser utilizadas en las circunstancias apropiadas. Ayer nos ocupamos de una joven mujer que se quejaba de que ahora tenía que trabajar para conseguir su alimento. Hoy nos vemos sorprendidos por una inesperada confesión del exitoso actor Pablo Rago.
Requerido por un periodista, el actor reveló sus padecimientos actuales. Dijo textualmente: “Extraño tener la guita en el bolsillo para poder comprar la comida”. Insospechada situación la de este conocido y exitoso actor.
En la misma entrevista dijo que está terminando una película y que la semana que viene comienza a rodar otra, dijo que trabajo no le falta. En buen hora.
Pero algo anda mal, entonces.Tiene mucho trabajo en un sector habitualmente bien remunerado, sobre todo para los actores conocidos. Pablo Rago participó de dos films argentinos que ganaron el Oscar a la mejor película extranjera, de tal modo que su carrera actoral podría considerarse brillante. Esto quiere decir que sus contratos han de contar con una retribución superior al promedio.
Sin embargo… ¡no cuenta con dinero para comprar comida! ¿Qué estará pasando, entonces? Algo no funciona en su administración.
Pablo no oculta su inclinación por el kirchnerismo. Ha sido un gran protagonista de la vida social durante todos estos años. Cada vez que Cristina convocaba a reuniones con actores, ahí estaba Pablo sacrificándose.
Si Pablo Rago dice que tiene mucho trabajo y no tiene dinero para comer, la administración de sus recursos no está siendo óptima. No queda otra posibilidad. Sabemos que los kirchneristas no se caracterizan por ser excelentes administradores. Ahí está el caso de Santa Cruz para atestiguarlo. Lo que ignorábamos es que esa característica tan desventajosa también se haya difundido entre los propios K en relación con sus finanzas personales. Pablo debería contratar un administrador para que maneje sus ingresos. Alguien prolijo y severo como Lázaro Báez (cuando recupere la libertad) o como Guillermo Moreno.
En realidad, no creemos que Rago no tenga dinero para comer. Dice eso para indicar que el país ha desmejorado y que también él padece esa circunstancia. O sea, está haciendo campaña política. Pero lo hace de un modo tan ridículo que reconoce que tiene mucho trabajo.
O sea, si viviera Alfonsín seguro que se haría acreedor a su conocida sentencia: “A vos no te va tan mal, gordito”.