La última acción de Pérez

El presidente saliente de Belgrano se encargó de negociar con Macri y AFA que la sanción por la muerte de Balbo se oficialice la semana que viene, después de que se celebren las elecciones por Alberdi. Un guiño tras salir del poder, que fortalece al oficialismo.

Por Federico Jelic

Por más que no vaya a lograr Belgrano esquivar una sanción de fuste por parte de AFA después de que falleciera Emanuel Balbo en la tribuna durante el clásico ante Talleres, al menos su presidente Armando Pérez se garantizó que el látigo no caiga en tiempos inoportunos e inadecuados. Sea quita de puntos, que vayan a ser locales en Ushuaia, multa económica u otra penitencia deportiva, lo que el Tribunal de Disciplina dictamine, recién se conocerá su sentencia firme la semana venidera.
Es decir, en tiempos proselitistas, no habrá un castigo ejemplar e histórico como aventuraban los pronósticos agoreros de la oposición. Entonces, este sábado a la hora de votar en los comicios y la renovación de autoridades, en la consideración del socio no pesará el perjuicio que recibirá Belgrano por la muerte de un hincha en la tribuna Willington del Mario Kempes. Al menos un alivio para el oficialismo, que apunta a continuar en el poder hasta 2020. Contra Defensa y Justicia, el 2 de mayo, irá otra vez al máximo reducto provincial, habilitado sin público, medida liviana si se tiene en cuenta lo que se presumía desde la conducción de Claudio Tapia y su séquito, como represalia a Pérez.

Pérez y sus contactos
Armando Pérez estará huérfano de poder. En menos de un mes, se quedó sin el trono en la Comisión Normalizadora de AFA y sin el sillón presidencial en Belgrano. De todas formas, supo administrar oportunamente sus contactos cuando estuvo al frente de los intereses del fútbol argentino, porque sumó enemigos y también amistades útiles.
Entonces, vale la pena aclarar que llegó al Comité Regularizador con la venia del Estado Nacional. Y a pesar de que se distanció de Casa Rosada en el medio de la puja de los dineros de “Fútbol para Todos” y con el arranque tardío del campeonato, no obstante, ahora que emprende su retirada, negoció cierta inmunidad para su institución, justo en medio de la tormenta.
La primera puerta que tocó fue la del presidente Mauricio Macri. Sus relaciones siguen intactas a pesar de las diferencias, mejor dicho el canal nunca dejó de existir. Y encontró en el primer mandatario cierto abrigo para su pedido de clemencia.
Está claro que a su vez armó reuniones con el “Chiqui” Tapia y hasta con Daniel Angelici (no olvidar que en su momento el actual titular de Boca le dio su aval para que sea candidato en 2015), todo esto con la finalidad de que Belgrano no sufra todo el castigo de la ley, justo en tiempos en que AFA quiere demostrar prolijidad y transparencia.
Y tuvo suerte. La sanción llegará de manera inminente. Pero por suerte supo negociar los tiempos. El sábado en Belgrano hay escrutinio y muy difícil de soportar hubiera sido un castigo justo en la semana previa. Entonces, se garantizó una sanción provisoria de jugar sin público ante Defensa y Justicia, el 2 de mayo en el Mario Kempes, pasando a un cuarto intermedio para la semana que viene, con relación al incómodo e inevitable fallo final. Pero ya con nuevas autoridades en el club.

Intervención oportuna
A Belgrano se le dieron todas. Justo este fin de semana se corre la etapa del Rally Mundial en las Sierras de Córdoba, y por eso, todo el personal policial estará afectado a la cobertura. Por ende, no hay turnos disponibles de efectivos para el operativo de seguridad de un partido de fútbol en estos días. De esta forma hasta se aseguró de que no haya actividad antes de los escrutinios, porque a este ritmo, el equipo tranquilamente hubiera sufrido una nueva derrota. Y está claro que el presente deportivo puede conspirar contra sus aspiraciones políticas. El hincha es visceral y pasional, cada gol que recibe el arquero Lucas Acosta genera malestar y puede ser “pianta votos”, más si espía la tabla de posiciones donde el equipo marcha penúltimo de 30 equipos.
Fue la última gran acción de Pérez antes de abandonar el poder en Belgrano. Le deja servido a su potencial sucesor y bendecido Jorge Franceschi, la posibilidad de revertir un fallo pesado pero “pedaleado” para más adelante. De hecho, hasta le puede servir a la oposición si llega al gobierno con Santiago Montoya ungido por los votos, aunque claro está que en materia de aprovechamiento, justo antes de apelar, les hubiera sido más certero un enojo del socio con el oficialismo a días de ir a sufragar.

Sin público y otra cancha
¿Qué se sabe entonces de la sanción provisoria? Con los descargos del club, de la terna arbitral y del Cosedepro, se dictaminó que juegue el martes 2 de mayo a las 15.10 ante Defensa y Justicia, en el coliseo cordobés y sin público. Estaba claro que la penitencia iba a consistir en jugar a puertas cerradas, aunque se especulaba la utilización de la localía de Instituto y hasta del mismo “Gigante de Alberdi”, en plena remodelación de la tribuna que da a espaldas a la calle Hualfin.
La semana entrante la nueva dirigencia apenas asuma podrá apelar el fallo provisorio antes de que sea sentencia firme o cosa juzgada. Pero está claro que la pena no será conmutada. Lo importante para Pérez era esquivar las balas de una sanción del Tribunal de Disciplina y que haga resaltar más en el ánimo del socio la pobre campaña deportiva. Ya no está Juan Carlos Olave para atajar los penales y cada derrota cuesta asimilarla más y más. Entonces, que ante Defensa y Justicia se juegue ya con las elecciones celebradas puede ser un síntoma más de alivio o mejor dicho, un grado menos de preocupación. Porque de no ser por el Rally Mundial, quizás hubieran jugado mañana o el sábado, en la antesala de la votación.
Un obstáculo menos o, mejor dicho, para más adelante. Como poner anestesia a una muela cariada. En algún momento habrá que extirparla pero por el momento, sirve para la última comilona. Llega la hora de la verdad. “Resurgir Celeste” con Franceschi y “Corazón celeste” con Montoya pulsearán por la presidencia del club de Alberdi. Con una sanción de AFA en la lista de espera, sabrán que apenas asuman a sus cargos, tendrán trabajo que Pérez dejó pendiente.