Desencuentro legislativo por la caída del financiamiento chino

El peronismo y la oposición no acordaron la repercusión que debían darle a las explicaciones de los ministros.

Por Alejandro Moreno
amoreno@diarioalfil.com.ar

Vana espera de Oscar González, Ricardo Sosa, Carlos Gutiérrez y Fabián López. / Foto: gentileza 4pagenda

Los legisladores de la oposición dejaron esperando ayer a los ministros de Inversión y Financiamiento, Ricardo Sosa, y de Agua, Ambiente y Servicios Públicos, Fabián López, quienes habían concurrido a la reunión de la comisión de Labor Parlamentaria para dar explicaciones por la caída del financiamiento chino para la construcción de los gasoductos troncales en la provincia. El faltazo opositor era previsible, porque desde la vereda de enfrente del oficialismo consideraban que los ministros debían asistir a una reunión de las comisiones ordinarias. En el centro de la disputa estuvo la repercusión que cada uno quería darle a la entrevista.
El artículo 101 de la Constitución establece que los legisladores pueden obligar a los ministros a concurrir al recinto o a las comisiones para pedirles explicaciones de determinados asuntos de interés. Las interpelaciones en el recinto no ocurrieron jamás durante los gobiernos de Unión por Córdoba, pero sí ha sido habitual que los ministros vayan a las comisiones a responder preguntas de los legisladores. La diferencia entre ambos escenarios es política y mediática: en el recinto, la cita gana en formalidad y en reverberancia.
El anuncio de un nuevo llamado a licitación para la construcción de los gasoductos, una repetida y clave promesa del gobernador Juan Schiaretti, por el retiro de los capitales chinos que iban a solventar la obra, provocó la reacción de los legisladores de todos los bloques de la oposición. Por ello, pidieron al peronismo que Sosa y López expliquen qué sucedió y, fundamentalmente, qué va a pasar de ahora en más.
El oficialismo accedió a que los ministros se presenten ante los legisladores, pero con la condición de que el encuentro sea en la comisión de Labor Parlamentaria, que está vedada al público, los asesores y, claro, la prensa.
Los opositores firmaron una nota dirigida a Schiaretti solicitándole que las explicaciones de los ministros se den en el recinto. “Habiendo esta Legislatura refrendado los contratos de estas licitaciones y dada la importancia de la realización de esta obra tiene para la vida de los cordobeses creemos que es imprescindible que todos los legisladores, en un recinto abierto y público, tengamos acceso a la información correspondiente tanto sobre las cláusula leoninas que, según se dice, motivaron la caída como a las características de la nueva licitación”, afirma el comunicado firmado por el interbloque Cambiemos (UCR, PRO y Frente Cívico), Córdoba Podemos, Encuentro Vecinal, FIT y el PTS-FIT.
La sangre llegó al río porque el peronismo no se movió de Labor Parlamentaria y la oposición insistió con que ése no era el mejor ámbito para la reunión.
Sosa y López aguardaron en vano en la oficina del presidente provisorio de la Cámara, Oscar González, junto con el titular del bloque Unión por Córdoba, Carlos Gutiérrez.
Luego, el bloque oficialista sacó un comunicado en el que expresa que “la oposición es irresponsable” y que los legisladores que la integran “no quieren los gasoductos para los cordobeses”.
“Los ministros iban a dialogar con todos los bloques sobre la baja a las licitaciones de ElectroIngeniería e IECSA en la obra de gasoductos”, asegura la nota del peronismo. “Además –abundaba- en su presentación explicaban la alternativa decidida por el gobierno de Córdoba para garantizar que el gas llegue mas rápido a los cordobeses”.
El radical Orlando Arduh sostuvo que “la improlijidad se da porque la reunión estaba planteada en Labor Parlamentaria. No había participación todos los legisladores”. “Le pedimos al oficialismo que explique el proyecto de ley la semana que viene. Esto es un fracaso que viene desde el 2008”, agregó. “Antes de votar una nueva licitación debemos saber en cuánto se va a endeudar la provincia”, reclamó.
En tanto, Liliana Montero, del bloque Córdoba Podemos, dijo con ironía que “la democracia participativa de Unión por Córdoba resolvió que los ministros no hablan para nadie”.