La política se metió en el caso “Micaela”

Luego de que Micaela García, de 21 años, fuera encontrada sin vida en Gualeguay, Entre Ríos, tras una semana de búsqueda, representantes y grupos políticos de todos los “rangos” su emitieron opinión sobre el caso y la actuación del juez, Carlos Rossi.

El magistrado fue quien autorizó al presunto autor, Sebastián Wagner, con antecedentes por delitos en contra de la integridad sexual, a salir anticipadamente de la cárcel, por buena conducta, desatendiendo a los informes del Servicio Penitenciario y del Poder Judicial, que aconsejaban no hacerlo.

En Córdoba, el Movimiento Evita convocó a una concentración hoy, para pedir justicia por la joven y el enjuiciamiento de Rossi.

García militaba en la filas de esa agrupación, que a través de un comunicado le exigió a los tres poderes del Estado que dispongan de mecanismos para que la búsqueda y rastreo de personas desaparecidas tengan un protocolo de emergencia en las fuerzas de seguridad.

Desde el FpV, el senador Juan Manuel Abal Medina exigió el inmediato proceso disciplinario para el juez Ejecución Penal de Gualeguaychú y la diputada de La Cámpora Mayra Mendoza aprovechó la oportunidad para pegarle al Gobierno y dijo que la problemática de la violencia de género se profundizó.

Por su parte, el ministro Garavano opinó que el sentenciante debería ser removido si no presenta su renuncia.

Hasta el presidente Mauricio Macri se refirió al tema y valoró que la sociedad no puede tener funcionarios como Rossi. “Cuando un juez asume la responsabilidad tiene que entender la dimensión de su poder”, sostuvo.