Padres del Belgrano impulsan denuncia penal por “paros encubiertos”

Invocan la figura de “incumplimiento de los deberes de funcionario público”, en resguardo del derecho a la educación de sus hijos. Además, presentarán una acción de amparo.

belgranoLos docentes de la Escuela Superior de Comercio Manuel Belgrano, uno de los dos establecimientos preuniversitarios de la UNC, decidieron reincidir en la metodología de “paros encubiertos” (asambleas sin dictado de clases).
En todo lo que va del ciclo lectivo 2017, los estudiantes de dicha institución han tenido solamente dos jornadas de clases, mientras que hoy tendrán sólo medio día con actividad áulica.
Esta preocupante situación ha alarmado a los padres de los estudiantes, quienes comenzaron a organizarse alrededor de reuniones presenciales y discusiones en redes sociales. En los últimos días, decidieron solicitar la intervención judicial en el tema, en vistas de que las discusiones gremiales y políticas no parecen prosperar.

Paros encubiertos
Si el año escolar se hubiese desarrollado con normalidad, los estudiantes del Belgrano ya habrían tenido 20 jornadas de clases en lo que va del año. Sin embargo, pudieron completar sólo dos, apenas el 10 por ciento de lo planificado.
De las 18 jornadas sin clases, una se debió al “paro de mujeres” y otras ocho a paros de actividad en consonancia con las principales centrales gremiales nacionales: Conadu y Conadu Histórica. Sin embargo, los nueve restantes fueron días en que los docentes se encontraban en “estado de asamblea permanente”.
Este eufemismo fue utilizado por profesores y preceptores del preuniversitario para camuflar paros de actividad que no estaban avalados por ninguna entidad gremial, ni nacional ni local. Este autonomismo no provocó más efecto que la indignación de la mayoría los padres, que la ven como una medida estéril, sin ninguna consecuencia en el proceso de negociación salarial que pretende respaldar.
Es por ello que desde el inicio de la “asamblea permanente”, los padres se organizaron para mantenerse al tanto de la evolución del conflicto gremial y de las sucesivas medidas de fuerza, designando incluso delegados para facilitar el diálogo con las distintas partes involucradas (docentes, autoridades del establecimiento, funcionarios de la UNC).

Intervención judicial
Tras fallidas gestiones ante los profesores en huelga, y con un panorama que proyecta el conflicto por tiempo indeterminado, los padres decidieron requerir la intervención judicial en el caso, con la única premisa de conseguir que sus hijos puedan asistir a clases.
Por un lado, una madre ha presentado ante la Justicia Federal (dado que el Belgrano y la UNC son de jurisdicción nacional) una acción de amparo, operación que imitarían otros padres en los próximos días.
La acción invoca el derecho a la educación de los estudiantes, amparándose en la constitución nacional y el Pacto de San José de Costa Rica, un tratado internacional con rango constitucional al que Argentina ha adherido.
El carácter individual de la presentación requiere que la misma sea respaldada por otra entidad, que avale la naturaleza colectiva del derecho vulnerado. Tras intentar lograrlo a través de la Defensoría del Pueblo de la Provincia, el caso fue derivado a la misma institución, pero de nivel nacional. Por estos días, la Defensoría nacional estudia si puede constituirse en la figura de amicuscuriae.
Además, los padres decidieron presentar una denuncia penal por incumplimiento de los deberes de funcionario público. La presentación no determinaría, en principio, un potencial responsable en particular, con el objetivo de que sea la Justicia la que determine si la responsabilidad recae sobre el actual rector, Hugo Juri, sus antecesores, Francisco Tamarit y Carolina Scotto, las actuales autoridades del Belgrano o los representantes gremiales de Adiuc.