Mestre golpeó al peronismo por la inseguridad

El intendente de la ciudad dijo ayer que cuando camina por los barrios de la ciudad el principal reclamo de los vecinos es por la inseguridad. Con tono electoral, apuntó directamente a un tema de exclusiva competencia y responsabilidad provincial.

Por Yanina Soria
[email protected]

mestre-schiarettiLa campaña electoral formalmente aún no comenzó, los candidatos todavía no están definidos pero la temperatura del clima político en Córdoba comienza a subir. El intendente de la ciudad de Córdoba no jugará en octubre próximo pero sí su partido que está en plena puja interna para definir quién encabezará la boleta de la alianza Cambiemos que enfrentará a Unión por Córdoba. Por eso, sin romper la buena relación institucional que mantiene con el gobernador Juan Schiaretti, cada tanto el jefe comunal marca diferencias con la Provincia y critica algunas de sus acciones. Además de despegarse del conflicto con la empresa Taym por el que un tercio de la ciudad de Córdoba quedó sin agua la semana pasada (una de las razones del regreso anticipado del gobernador de sus vacaciones en Brasil), ayer Mestre golpeó en un punto débil para la administración schiarettista: la inseguridad. El intendente capitalino dijo que el principal reclamo que recibe de los vecinos cuando recorre los barrios de la ciudad, es la falta de seguridad.
En declaraciones a radio Universidad, el radical aseguró que no son los yuyos, los baches ni los inconvenientes con el alumbrado públicos los problemas que desvelan a los ciudadanos ni generan mayor disconformidad entre los capitalinos. Y apuntó directamente a un tema de exclusiva competencia y responsabilidad provincial, asegurando además que la teoría de quienes sostienen que la falta de alumbrado y los yuyos altos son el caldo de cultivo para la delincuencia no es real “porque el 85 por ciento de los hechos se cometen de día”, dijo el intendente.
Lo cierto es que más allá del dato concreto que brindó -relativizado por cierto desde el Panal- la consideración de Mestre sobre un tema sensible al Gobierno, no es ingenua. Y tampoco es la primera vez que dispara en ese sentido; ahora la novedad pasó por difundir que la inseguridad está por encima de cualquier demanda o reclamos por servicios mal prestado que puedan realizar los contribuyentes capitalinos.
Y a rigor de verdad, en año electoral difícilmente la embestida retórica de Mestre contra Schiaretti y el peronismo que gobierna la provincia desde hace 20 años, resista un análisis político que no sea leído en términos de campaña. Es más, hasta posiblemente permita anticipar por dónde irá la estrategia electoral de los alidados de Cambiemos en Córdoba y hacia adonde apuntará.

Un problema de encuestas
El creciente malestar por la delincuencia se refleja en las encuestas que ubican a ese problema entre los que más preocupa a los cordobeses, el gobierno provincial lo sabe y la oposición se encarga de recordárselo cada vez que puede. Por eso, desde que asumió, Schiaretti lanzó una serie de medidas tendientes a dotar de mayor seguridad a la gente y hasta, incluso, firmó varios convenios con el intendente Mestre. El año pasado acordaron trabajar de manera conjunta en la concreción de un plan para definir la colaboración que prestarán ambos gobiernos en la ejecución de obras de infraestructura. Lanzaron también los corredores seguros en distintas arterias de la ciudad de Córdoba apuntadas como las “zonas rojas” de la delincuencia. En aquel momento, ambos dirigentes destacaron la voluntad política de sus administraciones para trabajar por un problema que, en la teoría, no entiende de jurisdicción, aunque al parecer sí en la política.