UEPC y Panal retoman diálogo en medio de tensión gremial

Luego de una semana sin diálogo oficial, el Centro Cívico y el gremio docente volverán a reunirse hoy para dar un nuevo paso en la discusión paritaria.

Un nuevo capítulo parece que se escribirá esta semana en el conflicto salarial que mantienen la Provincia y los docentes. Luego de una semana sin avanzar ni un centímetro en sus posturas y con el diálogo interrumpido, las partes retomarán la discusión en medio de un contexto de efervescencia gremial, tanto local como nacional.
Si bien el escenario no tiene por qué afectar directamente la negociación, lo cierto es que la tensión por el conflicto docente es uno de los ingredientes centrales que le dan la temperatura a la situación actual. Y al margen de la burbuja que se generó en torno a la tensión en la Provincia de Buenos Aires, la discusión en Córdoba tiene características propias.
Tras más de una semana sin ningún tipo de contacto formal pero con acusaciones cruzadas, los docentes esperan que mañana los funcionarios provinciales les acerquen una oferta mejorada de lo que el Panal acordó con el SEP. El Gobierno le encargó a la secretaria General, Silvina Rivero, tomar la riendas de la negociación.
El principal desacuerdo es la propuesta. El 19,5 por ciento no mueve el amperímetro de la asamblea de la UEPC. La cúpula directiva del gremio señala positivamente la propuesta del gobierno de Santa Fe, una provincia gemela a Córdoba, que ofreció un a aumento del 25 por ciento a los educadores. Los docentes quieren un ofrecimiento escrito y detallado.
La Provincia, a través del ministro de Educación, Walter Grahovac, ya rechazó realizar una propuesta por escrito a los docentes. Prefieren seguir negociando y acomodar con los dirigentes la masa salarial. Las perspectivas de un entendimiento son, por ahora, difusas. Sin ninguna válvula de escape a la vista, la tensión se resume a las posturas y a terciar la voluntad del otro.
La semana pasada el Centro Cívico terminó de aplicar los descuentos por los seis días paros. El impacto en los bolsillos de los docentes seguramente tendrá consecuencias en el desenlace del conflicto. Es un arma de doble filo: puede enardecer los ánimos de los educadores, pero también, reducir el impulso del reclamo salarial.
Los descuentos se convirtieron en un anexo importante de la paritaria, no solo por su alcance, sino porque la UEPC está dispuesta dar batalla por ellos. Hasta ahora, piensa exponerlos en la mesa de negociación, pero sino encuentra una salida política, tiene la ventana judicial.
El gremio, bajo el auspicio del abogado laboralista Jorge Sappia, aduce que se trata de medidas de fuerza amparadas por el incumplimiento de la paritaria 2015 y 2016. El letrado, que posiblemente presida la convención radical en la Plata, es una de las cartas fuertes del gremio para llevar su demanda a tribunales.

Contexto conflictivo
Mientras la Provincia se ocupa de la paritaria docente, la conflictividad gremial va increscendo. Con matices, Córdoba sigue el ritmo que marcan en Buenos Aires la CGT y las organizaciones sociales que le manifestarán a la Casa Rosada su descontento por la situación económica y social del país.
El mismo día que el triunvirato nacional confirmó la fecha del paro –tan difícil de definir al principio- la central local adhirió a la medida de fuerza, como siempre lo hace. El antecedente reciente de la concentración del 7 de marzo – que en Córdoba fue importante y en Buenos Aires quedó opacada por las desprolijidades con las que terminó el acto- supone una parada complicada para Balcarce 50, que puede incomodar también al Panal.
El viernes pasado Juan Carlos Schmid, el triunviro de la CGT por el ala moyanista, le dio impuso al paro. El líder de la confederación pasó por Córdoba para lanzar el paro y encendió los motores de los dirigentes locales. Junto a su amigo personal, el secretario general de Luz y Fuerza, Gabriel Suárez, pintó la complejidad de la situación nacional y reconoció la importancia de la provincia en este tipo de reclamos.