Movimiento Evita lanza vitrina virtual (busca atención de UPC)

El diputado Andrés Guzmán puso en marcha un sitio oficial dentro de la página del Congreso para receptar reclamos y proyectos. Acompañado de una fuerte campaña publicitaria apunta a lograr la consideración en la lista del PJ provincial.

Por Juan Pablo Carranza
jpcarranza@diarioalfil.com.ar

Diputado Andrés Guzmán del Movimiento Evita.

Los gurúes del marketing político coinciden en una máxima: “Hoy no se puede hacer política sin tener presencia en internet”. Es cierto, sólo basta ver cómo el debate político se instala en las redes sociales a través de un hashtag, para comprobar que el universo digital es un espacio de disputa y una oportunidad para mostrarse al público masivo con una ventaja adicional: tiene un costo mínimo.
El diputado Andrés Guzmán del Movimiento Evita parece haber entendido las posibilidades infinititas del universo digital y la política 2.0 y esta semana lanzó una plataforma web para receptar proyectos, sugerencias y preguntas a través de internet. La banca virtual acompañado con el lema “Cerca de ti” es la primera iniciativa que busca el contacto directo de un legislador con el electorado, o para hablar en términos de métricas de internet: conocimiento de la audiencia.
La novedosa iniciativa sigue el píe de la letra las recomendaciones de los especialistas en comunicación política: acentúa la participación ciudadana, acorta distancia con el candidato, publicita su imagen y apunta a que la respuesta sea lo más inmediata posible (aunque sea para decir que se ha registrado la consulta). En tiempos de la inmediatez, la velocidad de la responsividad digital es clave para preservar el canal del diálogo.
Por una cuestión generacional, son usualmente los políticos sub 40 los que han desarrollado con mayor énfasis sus aptitudes digitales y explorado el terreno de las redes sociales. No obstante, no quiere decir que políticos con vasta experiencia no hayan entendido el cambio de época y ahora tienen una personalidad virtual y se nutren de un efectivo y estratégico equipo de communty managers.
La formidable estrategia de comunicación del Gobierno nacional, con presencia en todas la redes sociales con contenidos diversificados y fragmentados da cuenta de este cambio en la forma que los políticos eligen comunicarse. Posiblemente, la arena virtual cobre cada vez mayor peso específico dentro del posicionamiento de candidatos.
Guzmán, que este año cumple su mandato como legislador, apunta a sacarle el jugo a su condición de diputado joven. Es su hándicap para posicionarse en un proceso, largamente dilatado, de renovación del peronismo provincial. No obstante, hay varios dirigentes que hace tiempo están haciendo fila con la idea del recambio. No es una tarea sencilla.
Mientras el peronismo comienza a afinar su lápiz, todo punto suma para ganar el favor de quienes deciden las nóminas electorales. Esta vitrina virtual suma un granito de arena para el Movimiento Evita, que apuntaría a lograr -como lo hizo ya hace dos años- un lugar con posibilidades relativas en las últimas elecciones de medio término, cuando integró en sexto lugar la lista del FpV que obtuvo dos bancas y que encabezó la ex rectora Carolina Scotto. La coincidencia de factores – algunos inesperados y otros no tanto- hizo que Guzmán se quedara con la banca.
La propuesta digital tiene una función receptiva y otra expositiva. La primera es evidente, obtener conocimiento público a través del diálogo directo; mientras que la segunda supone una suerte de campaña al interior del PJ. El Movimiento Evita fue la primera de las tribus K que pateó el tablero y cruzó el charco para desembarcar en UPC a principios del 2016.
La repatriación de dirigentes y espacios K se convirtió, entonces, en una estrategia de la cúpula del partido que comenzó a abrir espacios para cobijar a los desamparados dirigentes que dejó la frustrada elección de Daniel Scioli. Ahora resta ver cuál es la atención que el partido le da a estos espacios que estuvieron por algún tiempo huérfanos y si este tipo de iniciativas conmueve a los que empuñan la lapicera decisoria.