“Renovación biológica”: dos jueces locales cerca del retiro

A horas del fallo de la Corte, el Consejo de la Magisratura evalúa 27 casos. Entre los funcionarios en edad de jubilarse figuran los federales Ricardo Bustos Fierro y José Muscara.

jueces-federalesA horas de que la Corte Suprema fijara un nuevo estándar de control para la continuidad de los jueces de más de 75 años, el Consejo de la Magistratura, bajo el comando oficialista Pablo Tonelli, ya tiene bajo estudio 27 casos.
En virtud del fallo del Máximo Tribunal en el marco de la causa iniciada por el camarista platense Leonardo Schiffrin, dos magistrados federales cordobeses quedan cerca del retiro.
Se trata del juez de primera instancia Ricardo Bustos Fierro y de José Muscara, miembro de del Tribunal Oral en lo Criminal, candidatos a jubilarse si no consiguen una ratificación.
El martes, con la disidencia de Carlos Rosenkrantz y sin la participación de Helena Highton de Nolasco (se excusó), la Corte restableció el límite de edad para ejercer funciones en el Poder Judicial, abandonando lo decidido en el fallo “Fayt”.
En 1999, con otra composición, había declarado que el artículo 99, inciso 4, tercer párrafo, introducido por la reforma constitucional de 1994, era nulo.
El decisorio modifica el carácter vitalicio del cargo, pero no la garantía de inamovilidad. Por otra parte, el Alto Cuerpo subrayó que la limitación por razones “biológicas” no equivale ni puede ser asimilada a la remoción.
Lo cierto es que a partir del martes el tribunal abrió el juego para una renovación dentro del Poder Judicial, al dejar a pasos de la jubilación a unos 70 funcionarios, sobre un total de mil.
Así, desde ahora, los que quieran seguir en sus puestos deberán obtener un nuevo nombramiento del presidente, con acuerdo de la Cámara Alta.
Con su fallo, la Corte restableció la potestad política del Congreso y del jefe del Estado para ejercer las funciones que el constituyente reformador les otorgó, para decidir si un juez puede continuar ejerciendo su función después de los 75 años.
El ministro de Justicia, Germán Garavano, consideró “razonable” la decisión y consideró que “siempre es bueno el recambio en las instituciones”.
Cabe recordar que a través de esa cartera el Gobierno se había opuesto a la continuidad de Highton. Si bien pidió que se rechazara el amparo que presentó, no apeló cuando fue admitido.
La novedad generó reacciones dispares en la CC-ARI y en la UCR, aliadas de Cambiemos.
Los integrantes de la fuerza liderada por Elisa Carrió cuestionaron que la Corte se haya pronunciado luego de que Highton consiguiera un remedio legal para mantenerse en el cargo después de cumplir la edad tope, en diciembre.
La legisladora porteña Paula Oliveto se mostró de acuerdo con la cuestión de fondo que plantea la sentencia, pero rechazó las formas. “Lo de Highton llama la atención, porque la Corte tenía para tratar el caso de Schiffrin y ella sabía de antemano la posición de Rosatti y Maqueda, porque ambos fueron constituyentes”, disparó. En ese sentido, consideró que ambos se deberían haber excusado.
Desde el radicalismo elogiaron la medida. El senador por Formosa Luis Naidenoff estimó que el cambio de criterio “oxigena a un poder del Estado que es central, de equilibrio y decisión”.
En referencia al caso de la única mujer que integra la Corte, fue más cauto. “Hay un criterio rector y partir de este principio es la propia casa que tiene que dar el ejemplo, más allá de las cautelares”, sostuvo.
Las situaciones de los magistrados que integran la lista que evalúa el Consejo de la Magistratura son dispares. Algunos tienen sentencias firmes que los favorecen; otros esperan el resultado de las apelaciones del Gobierno y hay funcionarios que no hicieron planteos.
La jueza María Servini figura en el primer grupo. Tiene 80 años y logró una declaración de certeza, porque fue nombrada antes de la reforma. Hizo duras apreciaciones y acusó al presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, de “digitar” el curso de los acontecimientos para “sacarla de la Justicia”.