Ahora Juez elogia y le envía señales amistosas a Mestre

Dos años después de aliarse a su archienemiga Riutort, amaga correr otro “límite”.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

juez-mestreTranscribir todos los insultos que Luis Juez ha dedicado a Ramón Mestre en los últimos diez años llenaría varias páginas. Sin embargo, algo parece ir cambiando. Así como una vez se arrepintió de su maltrato verbal a Mauricio Macri, Oscar Aguad, Mario Negri e, incluso, Olga Riutort (que era para Juez casi la reencarnación del mal en la tierra), el jefe del Frente Cívico comenzó a practicar elogios a Mestre. El precalentamiento lo hizo ayer en una entrevista que concedió en Radio Mitre.
“Frívolo e incapaz, ‘Ramoncito’ muestra un inexistente talento para enfrentar los problemas. No es digno de Córdoba”, escribió una vez en una carta dirigida a los empleados municipales. De ese modo, y peor, trató siempre al intendente radical.
Ayer, en cambio, pudo sorprender con declaraciones en las que encontró, por primera vez, algo conveniente en Mestre, como si estuviera buscando algo de calor frente al frío que recibe desde el macrismo.
“Yo con el intendente tengo una relación seria”, dijo, increíblemente. Y enseguida acompañó el eje central del actual discurso de la gestión mestrista: que se están haciendo muchas obras en la ciudad.
“Decir que la ciudad no es hoy un gran obrador es una mentira”, afirmó tal como lo diría un mestrista. Luego, suavizó: “Podemos decir que es tarde, que podríamos haber arrrancado antes, pero está bien, está bueno que se arranque”.
Juez contó que habló “personalmente con el intendente”, y nótese que no dice ya “Ramoncito”, sino “el intendente”. También, relató que en esa ocasión manifestó a Mestre que “si es cierto que esta Córdoba merece otro destino, si es cierto que creemos que Unión por Córdoba ha agotado el modelo, también es cierto que lo que viene lo tenemos que construir juntos, con la diferencias que tengamos y con las reglas de juego que establezcamos”. Y agregó, con el romanticismo habitual: “Si queremos una Córdoba distinta lo que viene lo tenemos que soñar juntos”.
El embajador en Ecuador confesó que está dispuesto a apoyar al que esté mejor y, además, dijo que una buena gestión apuntala a cualquiera. Un guiño.

Un desperdicio
En la misma entrevista en que no insulta sino que elogia a Mestre, confiesa cierto desánimo por su relación con el macrismo. Enfatizó que en Ecuador está “desperdiciado” y que lo mandaron allí para sacarlo de pista. De esto acusó, en forma compartida, por cierto a Mestre y a Juan Schiaretti, como si ellos se lo hubieran pedido a Macri. Pero, claro, el Presidente es el que lo envió al exilio político.
Juez narró que en su última reunión con Marcos Peña le expresó al macrista que quiere acompañar al gobierno “con mayor pertenencia, con mayor presencia, con mayor proximidad”. Justo cuando se abren las listas de candidatos a diputados nacionales, para la que se promociona, como en otra entrevista que dio ayer en el programa de TV Vení Mañana: “Hasta lo extraño a De la Sota, por las disputas”; él especulará que si el ex gobernador es el candidato del peronismo, podrá revivir el antagonismo del pasado.
Volviendo a su encuentro de la semana pasada en Buenos Aires, contó que “hoy no sobran tipos que pongan la cara”, fue su oferta al jefe de Gabinete de Macri.
Un dato significativo es que agregó: “De este tema no hablo más: si sirvo cuenten conmigo. Y si no, alguna definicion tomaremos producto de que seguramente en 2019 vamos a querer disputar en Córdoba esta provincia”. ¡Alguna definición! ¿Qué significa eso? Por las dudas, cuando el periodista de Mitre le preguntó si se iría de Cambiemos si no lo traían de vuelta de Ecuador, primero dijo “ya veremos” y luego respondió que va a acompañar el proyecto macrista.
Juez dejó latente la cuestión de una ruptura mientras espera por un lugar en la lista de candidatos.