Monserrat, anfitrión en mitines K (línea ortodoxa)

Desde hace algunas semanas el ala dura del kirchnerismo cordobés realiza sus encuentros partidarios en la sede de la Nueva Casa Docente que la UEPC tiene en la calle San Jerónimo.

Por Yanina Soria
[email protected]

monserratEl titular de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) Juan Monserrat es el dirigente gremial del momento. Desde hace casi un mes, encabeza con un alto perfil el enfrentamiento por la discusión paritaria entre el sector estatal docente y el gobierno de Juan Schiaretti (con duras críticas también hacia la gestión de Mauricio Macri) y por el cual aún no se regularizó el dictado de clases en la provincia. Conflicto, vale decir, por ahora empantanado y trasladado al terreno de la Justicia.
Sin embargo, el dirigente cordobés también tiene muy activo su costado político partidario. Su adhesión y militancia al modelo kirchnerista le vale, entre otras cosas, el pase de factura del Panal y la crítica por la politización del reclamo, incluso de sectores de su propio gremio.
El secretario general de los docentes públicos no muestra empacho a la hora de criticar las acciones y decisiones tomadas desde la Casa Rosada y destacar, cada vez que puede, los contrapuntos con la era K. “Con el kirchnerismo, todos estábamos mejor”, supo decir en la previa al inicio de la negociación salarial.
Y si bien al menos hasta ahora, el hombre nunca fue candidato por el kirchnerismo local en una elección, su pertenencia al terreno nacional y popular sigue intacta. Resistió las consecuencias intra partidaria que dejó la derrota electoral de 2015 y la diáspora de dirigentes que migraron del Frente para la Victoria y se cobijaron (acomodaron) en otros espacios políticos.
Monserrat todavía apoya y acompaña de distintas maneras lo que quedó del proyecto en Córdoba, provincia siempre refractaria a la gestión kirchnerista.
Muestra de ello es que desde hace algunas semanas el ala ortodoxa de las tribus K realiza sus encuentros partidarios en la sede de la Nueva Casa Docente que la UEPC tiene en la calle San Jerónimo. Allí, el gremialista oficia como anfitrión de dirigentes de La Cámpora, La Jauretche, de algunos intendentes del interior que se están movilizando, entre otros, que los jueves por la tarde se reúnen para trabajar y definir las acciones de cara a un año electoral. De esos mitines suelen participar los legisladores de Córdoba Podemos Martín Fresneda y Carmen Nebreda, la diputada nacional Gabriela Estévez, y hasta se lo vió al ex candidato a gobernador y ex intendente de Villa María Eduardo Accastello.
En esos encuentros Monserrat aprovecha para pasar el parte de cómo va la negociación salarial con el Gobierno, y si bien hasta el momento nunca hizo referencia a alguna apetencia electoral, no son pocos los que lo miran como un candidato potable. Varios sectores K lo imaginan como un aspirante con chances a desembarcar en la Cámara Baja.

Juntando pedazos
Las reuniones que tienen lugar en la sede de la Casa Docente de UEPC son parte del rearmado político que se pusieron como objetivo los distintos espacios kirchneristas en Córdoba, que pretenden jugar en octubre próximo y contrarrestar con boleta propia las propuestas de Cambiemos y Unión por Córdoba. En ese marco, dentro del amplio espectro K existen disidencias respecto a si la boleta debe estar integrada por dirigentes de pura cepa kirchnerista o deben subirse a la compulsa electoral desde un frente más amplio en el que confluyan distintos sectores del progresismo cordobés.
Por otro lado, puertas adentro tampoco hay consenso sobre a quien será la cabeza de lista y si habrá Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias. Estos, entre otros aspectos, son los desafíos que tiene por delante un espacio que se propone recoger sus pedazos para volver a subirse al ruedo.