Mestre retoma promesas de campaña: más controles al personal

En el departamento de Recursos Humanos del municipio se instalará el nuevo software de gestión de recursos humanos que la gestión radical compró a la empresa RH Pro.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

mestre-municipalidadMientras el secretario general del Suoem, Rubén Daniele, se repite con el festival de asambleas por contratados en medio de la discusión de los indicadores de inflación que se tomarán este año para definir salarios, los adláteres de Ramón Mestre intentan avanzar en otros frentes. En especial, en aquellos publicitados durante la primera administración radical, postergados por diferentes razones. Algunas políticas, otras por resistencia sindical.
Cuando Mestre puso un pie en la Municipalidad, el discurso de “orden” que profirió tenía entre sus aristas la reorganización del departamento de Recursos Humanos. En la Secretaría General había colocado a su amigo y director de sus equipos técnicos durante la campaña electoral, Sergio Torres, quien tenía la misión de “ponerle el cascabel al gato”. La figura del felino es igual a Daniele, sus auxilies y prácticas sectoriales.
El fracaso del modelo dialoguista que implementó el funcionario que terminó en la filas de la peronista Olga Riutort, mas la aparición de denuncias mediáticas que lo salpicaron, llevaron a Mestre a excluirlo de su gabinete, luego de probarlo en el área de Finanzas.
Con la salida de Torres, quedaron en stand by distintos proyectos de gestión pensados para reducir el costo salarial: el más importante, la instalación de un sistema de gestión integral de recursos humanos que permitiera, entre otras actividades, suprimir la liquidación manual de los más de 11 mil salarios que abona la caja estatal.
En los albores de la administración radical, afirmaban que se dilapidaban cerca de 50 millones anuales por errores de liquidación de haberes. En el comienzo del sexto año de Mestre como titular del Palacio 6 de Julio, se concretó la adjudicación y compra del nuevo software de gestión integral de recursos humanos. La empresa que ganó la licitación es Raet.
La compañía opera en el mercado desde 1996 con trayectoria comprobada en 16 países de Latinoamérica y Europa, entre ellos Lima, Bogotá, México y Madrid.
La plataforma tecnológica que permitirá realizar tareas contables, pero también aquellas ligadas a la gestión soft de recursos humanos, tiene otros valores agregados en el contexto municipal. Uno de ellos es que reduce la cantidad de personas afectadas a estas tareas. A la actualidad, hay 40 agentes cargando datos en el quinto piso del palacio municipal. Esto significa, que los recibos de sueldos podrán confeccionarse independientemente de las asambleas.
Un ejemplo para ponderar la importancia de la nueva adquisición municipal: recuerde que en medio del conflicto con el Suoem por la creación del Ente de Servicios y Obra Pública (Esop), en diciembre de 2015, activistas sindicales desalojaron las oficinas de Recursos Humanos para evitar que los empleados descontaran los días de pagos a los empleados que adhirieron a una huelga que se extendió por 40 días. Desde el municipio realizaron una denuncia penal porque no se permitió la liquidación salarial en tiempo y forma. Fue la Guardia de Infantería la que terminó con la ocupación de los delegados del Suoem.
La vuelta de página de Mestre a uno de los pilares de la campaña que le permitió a la UCR gobernar el principal distrito urbano del interior pone en juego varias hipótesis. Aunque sobresale una. Probablemente, el hombre boina blanca y sus colaboradores sospechan un año de dura “convivencia” con Daniele. Lógico.
El sindicalista se metió de lleno en una nueva batalla electoral para comandar el poderoso gremio por tres años más. Su objetivo personal requiere de un giro hacia la izquierda; esto significa, cultivar su perfil más combativo. Asimismo, Mestre tiene apetencias políticas. Sabe que para pegar el salto a la gobernación deberá demostrar qué hizo durante su gestión. Y, sin dudas, la contención de las interminables apetencias del Suoem es un capítulo central, de igual importancia a la obra pública porque no puede ocultarse que el personal se lleva el 60 por ciento de los recursos que aportan los contribuyentes.
Parece claro que el juego de fuerzas ha comenzado.