Macri envía “refuerzo amarillo” a Córdoba (llegan Dietrich y Santos)

Los ministros de Transporte y Turismo nacional lanzarán hoy desde esta Capital “la revolución de aviones”. El PRO agudiza su estrategia electoral en un distrito que considera clave.

Por Yanina Soria
[email protected]

pro-dietrich-santosHace unos días el presidente Mauricio Macri prometió para Argentina una “revolución aerocomercial”, duplicar la cantidad de pasajeros para el 2020 en el mercado de cabotaje a partir de un programa de fortalecimiento de Aerolíneas Argentinas y del ingreso de nuevas líneas aéreas. Ese ambicioso proyecto será presentado hoy desde Córdoba por el ministro de Transporte Guillermo Dietrich y su par de Turismo que juega de local Gustavo Santos.
La elección de la capital mediterránea como plataforma de lanzamiento del plan nacional no es azarosa. La razón técnica responde a que el aeropuerto Ingeniero Ambrosio Taravella fue elegido como hub de Aerolíneas Argentinas, de Alas del Sur y -se espera- de la noruega Norwegian. Pero también tiene un claro sentido político. Es que de ahora y hasta octubre, Córdoba se teñirá del amarillo macrista como parte de la agresiva estrategia política electoral que disparan desde la Casa Rosada.

Son varios los factores que confluyen en la necesidad que tiene el PRO de reforzar su vínculo con los cordobeses:

1-Macri plebiscitará lo que va de su gestión en las elecciones legislativas. Y en Córdoba, particularmente, buscará revalidar el abrumador apoyo que recibió en 2015 y que inclinó, indefectiblemente, la balanza a su favor en el ballotage frente a Daniel Scioli. Claro que en el partido amarillo no son ingenuos y saben que haber superado en aquel momento la barrera del 70 por ciento de los votos fue, quizá en gran medida, la reacción de una provincia históricamente refractaria al kirchnerismo. Por eso, para las elecciones de medio término asumen como principal desafío conservar, por lo menos, las cuatro bancas que se pone en juego en octubre próximo (tres del radicalismo y una del PRO). Y para eso, aseguran, no bastará sólo con la figura de quien encabezará la boleta “deberá estar toda la estructura detrás”.
2-No hay 2019 sin 2017. Eso reiteran los socios de la coalición local asumiendo que para llegar fortalecidos al 2019 y mirar con chances reales el Centro Cívico, primero hay que pasar holgados la compulsa electoral de este año. Sobre todo tratándose de la provincia que desde hace casi dos décadas es gobernada ininterrumpidamente por el peronismo y cuando, posiblemente, en la vereda del frente Unión por Córdoba coloque a su principal espada, el ex gobernador José Manuel de la Sota.
3-El PRO buscará fortalecer sus raíces en Córdoba pensando también en contrarrestar una posible derrota en la provincia de Buenos Aires. Aunque en términos reales el peso del distrito mediterráneo en el padrón electoral nacional sea muy inferior al del segundo, se trata de refrendar los votos de la jurisdicción que fue clave para la victoria nacional y que es la segunda capital política del país. “Es la cuna de la idea de cambio, la cuna del sí se puede”, supo decir el Presidente.
4-Alerta por la caída en la imagen de la gestión nacional. Los resultados que arrojaron los distintos sondeos nacionales difundidos hace unos días en relación a la percepción de los cordobeses sobre la administración nacional ratificaron la necesidad del macrismo de reforzar sus acciones en Córdoba.

La niña mimada
Desde que está en el poder, Macri siempre trató a Córdoba como la niña mimada. Y más allá de la buena relación personal e institucional que mantiene con el gobernador Juan Schairetti y que en términos políticos redundó en algunos acuerdos beneficiosos para la provincia, el mandatario nacional eligió este distrito para realizar, por ejemplo, su primera reunión de gabinete, o el primer encuentro de gobernadores en el interior. Tras su visita a comienzos de este año para inaugurar un gasoducto en la localidad de La Calera, le siguieron varios de sus funcionarios de primera línea. Distintos ministros pisaron suelo cordobés con el propósito de realizar anuncios de gestión pero, sobre todo, con una clara misión política. Así pasó Sergio Bergman, titular de Ambiente, para firmar acuerdos con el gobierno de Córdoba y presentar el primer Observatorio del Cambio Climático Nacional; o la propia vicepresidenta Gabriela Michetti que la semana pasada llegó a la ciudad Capital donde mantuvo encuentros con dirigentes del PRO y llamó a los intendentes a acompañar “con fuerza y vigor” la gestión nacional. Hoy harán lo propio los ministros de Transporte y Turismo.