Juez, el más macrista de Cambiemos

Tras su paso por la Casa Rosada, el embajador defendió la gestión del Gobierno nacional y embistió contra el PJ: “Hay tipos que creen que es más fácil llevarse por delante a un gobierno no peronista que a uno peronista”, dijo.

De regreso al país y luego de haber pasado por Córdoba donde reunió a su tropa y le llevó tranquilidad asegurando que el Frente Cívico estará presente en las listas de octubre, Luis Juez tuvo ayer sus minutos en la Casa Rosada. Allí se reunió primero con la canciller Susana Malcorra para conversar asuntos inherentes a su función como diplomático en Ecuador, y luego hizo lo propio con el Jefe de Gabinete, Marcos Peña.
Su encuentro con el coordinador del gabinete nacional generó todo tipo de expectativas y suspicacias en términos políticos no sólo dentro del propio juecismo desde donde quieren repatriar al ex senador, sino entre los aliados locales de Cambiemos. Aunque todos saben que aún no es tiempo de definiciones, las intenciones del ex intendente de Córdoba de jugar en octubre y pelear por un lugar expectable en la boleta de la coalición, genera incomodidad entre los partidos de la UCR y el PRO, desde donde confían saldrá el nombre de quien ocupará el primer casillero de la lista. Al menos por ahora, no contemplan otra posibilidad. Sin embargo, no pierden de vista que aunque socio minoritario, Juez cae simpático en la Rosada.
“Va a ver conversaciones y discusiones. Nosotros nos estamos preparando y cuando haya que discutir, lo discutiremos”, dijo Juez ayer a Radio Nacional Córdoba tras el encuentro con Peña. “Hoy los problemas de la gente no pasan por la discusión de una lista de diputados nacionales. Todo es muy prematuro”, consideró aunque desde su entorno aseguran que el FC está dispuesto a reclamar el lugar que le corresponde por integrar la alianza nacional que gobierna. “Juez está dispuesto a salir del ostracismo político y volver con todo”, dicen algunos alfiles cercanos quienes recuerdan que para la gente, de la danza de nombres posibles para encabezar la boleta de Cambiemos, el ex senador es quien representa el principal opositor a Unión por Córdoba, sobre todo si por ese espacio se anota el ex gobernador José Manuel de la Sota.
Aún así, en caso de no haber consenso en la versión cordobesa de la alianza, Juez ya había anticipado que su espacio no descartaba la posibilidad de apelar a las PASO como herramienta para resolver las candidaturas.
Sin embargo, ayer lo que más sorprendió a propios y ajenos fue la férrea defensa que hizo sobre la gestión de Mauricio Macri justo en momentos de alta conflictividad entre el Gobierno nacional y las centrales obreras, y en vísperas de un nuevo paro nacional.
Ayer mostró plena sintonía con las decisiones tomadas en Balcarce 50 dejando atrás las duras críticas que hace poco tuvo hacia el Gobierno cuando declaró: “somos una máquina de echar mocos, no podemos ser tan pelotudos”. Claro, ese “sincericidio” luego fue morigerado asegurando que la distancia le permite ver las cosas de manera diferente y de allí su opinión contra el gobierno.
Lo cierto es que ahora, con la camiseta de Cambiemos puesta y encarnando un discurso anti peronista más propio de radicales y macristas que de quien dio sus primeros pasos de militancia en la Juventud Peronista, el ex senador habló de una “virulencia inusitada” contra la administración del PRO.
“Una virulencia exacerbada que, cuando el peronismo no gobierna, los reclamos en la Argentina tienen un nivel de estruendo, de ruido y de rigurosidad que no le pasa a los gobiernos peronistas”, dijo ayer en diálogo con Cadena 3. “Hay tipos que creen que es más fácil llevarse por delante a un gobierno no peronista que a uno peronista, y se equivocan porque hay una voluntad popular puesta de manifiesto, que se cansó de la corrupción, del relato y de un montón de cosas”, en alusión a la era kirchnerista.