Ponen en juego deudas de 2015 para destrabar acuerdo con UEPC

La negociación entre el Gobierno y el gremio docente se postergó hasta el lunes. La clave para destrabar la discusión son los acuerdos de las paritarias anteriores. El sindicato espera una oferta.

Por Juan Pablo Carranza
jpcarranza@diarioalfil.com.ar

uepcPasadas las cuatro y media de la tarde, la cúpula de la UEPC llegó al Centro Cívico para dar paso al segundo round paritario. En la Casa Espejada los esperaban el ministro de Educación, Walter Grahovac, y la secretaria General de la Gobernación, Silvina Rivero. El resultado, por ahora, es un cuarto intermedio sin medidas de fuerza. Un punto que la Provincia ve como un avance.
En la oficina con vista al río, los funcionarios provinciales no desenfundaron ninguna oferta. Tras dos horas de reunión, los docentes le reclamaron al Gobierno las deudas por antigüedad y material didáctico de la paritaria del 2015. Ese fue el punto clave del encuentro que motivó el pedido de un cuarto intermedio hasta el lunes.
Las acreencias que esgrime la UEPC fueron atendidas por la Provincia, que el lunes le llevará una oferta concreta a los docentes. Se trata de un eje central para destrabar el conflicto, según señalan importantes fuentes gremiales. Sin esos reconocimientos la cúpula sindical señaló que no es posible discutir; no obstante pueden destrabar el resto de la negociación. Un dato a tener en cuenta
El otro punto urticante es la actualización inflacionaria del 2016. “El Gobierno pidió un cuarto intermedio para hacer una propuesta concreta respecto al 2016”, señaló el secretario adjunto de UEPC, Oscar Ruibal a la salida del Panal tras dos horas de negociación.
Si bien no hubo porcentajes, ni una oferta concreta, la única cifra que le acercó la Provincia a la UEPC fue la actualización de la inflación: 1,5 por ciento. El mismo número que le ofreció al SEP. Los docentes lo descartaron.
Los educadores llegaron al Panal el pie de guerra. Amén de las pancartas que acompañaron a los docentes, el gremio ya había anticipado que una oferta como la del SEP (19,5 por ciento) era inaceptable. El norte es el acuerdo que lograron ratificar los bancarios: 24,5 por ciento. Aunque no contemplan la batería de beneficios extraordinarios que incluye el convenio.
De todas maneras la clausula gatillo que prevé el acuerdo parece satisfacer la gremio, que aún debe poner en consideración de la asamblea provincial si acepta la propuesta. El aumento automático de acuerdo con la inflación seduce a los dirigentes, que al año pasado dejaron ese ítem supeditado a la voluntad de la Provincia, que no reabrió la discusión salarial desde entonces.
Los ejes que más inquietaban al gremio eran los puntos incumplidos de la paritaria anterior. Por esta razón, en un hecho inédito, fue acompañado por su asesoría letrada a la reunión.
Córdoba no quiere salirse de los márgenes fiscales que marca la Nación. Es su decisión mantener la sintonía. Por eso espera, expectante, el desenlace la paritaria en la provincia de Buenos Aires. La gobernadora María Eugenia Vidal convocó al gremio que encabeza Roberto Baradel para seguir con la negociación hoy.
El índice de inflación publicado ayer complica la negociación. El INDEC señaló que la inflación de febrero trepó al 2,5 por ciento respecto a enero de este año. Una cifra que los gremialistas subrayarán una y otra vez a la hora de fijar el incremento salarial.

SEP
El SEP finalmente se tomó más tiempo del esperado para resolver sobre la oferta. Se especulaba con que ayer el plenario de delegados podría tomar una decisión, pero la comisión directivo optó por tomarse unos días más para desmenuzar el ofrecimiento de la Provincia. Altas fuentes sindicales señalaron que la semana que viene seguramente tendrán una respuesta y ratificaron que la propuesta posee puntos buenos, pero que le falta afinar el concepto salarial. No obstante, según se pudo saber, habría una mejora considerable para el sector de trabajadores precarizados – entiéndase becario y pasantes- y aún falta resolver un piso homogéneo para los escalafones más bajos de la planta, una preocupación que siempre tiene en cuenta la dirigencia.