Socialistas buscan a Méndez para pelear la “novena banca”

El Partido Socialista cordobés llamó a formar un frente de cara a las elecciones de este año. Los convocados son Libres del Sur y el Movimiento ADN. La aspiración es disputar con el FIT un lugar en la Cámara de Diputados de la Nación.

mendez-socialismoLas fuerzas que en el pasado formaron el Frente Amplio Progresista empiezan a diseñar una estrategia que les permita hacer pie en este año electoral. Los socialistas dieron el primer paso haciendo públicas las negociaciones que hace tiempo encaran con otros partidos.
El escenario político en el que se disputaran las elecciones legislativas de este año parece tornarse polarizado en nuestra provincia. La pelea entre Unión por Córdoba y la versión local de Cambiemos por el predominio en el segundo distrito del país amenaza a dejar poco espacio a las demás expresiones.
Este diagnóstico es el principal motor de las acciones que los partidos más pequeños en función de diseñar un formato para evitar la intrascendencia electoral. En función de este objetivo, las cuestiones puramente ideológicas ceden ante la imperiosa necesidad de engordar el caudal electoral.
Como todos, los operadores del centenario Partido Socialista elaboran sus planes calculadora en mano. La previsión de la que parten es compartida por casi todos los observadores de la política local: tanto el justicialismo cordobés y sus aliados como la coalición entre radicales, macristas, carriotistas y juecistas tienen muchas posibilidades de quedarse con 4 bancas de las 9 en juego.
Si esa previsión se cumpliera, quedaría una banca en disputa que podría quedar en manos de la fuerza que obtenga el primer lugar o bien de alguna expresión que logre colocarse en el tercer puesto. En función de esta célebre “novena banca”, como la denominan quienes diagraman las tácticas electorales, es que el PS de Córdoba decidió hacer un llamamiento a lo que consideran es su marco probable de alianzas.
La reunión del máximo bureau partidario fue la oportunidad para que los dirigentes del partido hicieran una convocatoria a conformar un “frente político y social alternativo a los gobiernos de Unión por Córdoba y Cambiemos”.
En palabras del joven presidente del PS provincial, Matías Chamorro, la intención es “convocar a las fuerzas políticas y sociales progresistas a trabajar en función de un programa y propuesta electoral común para Córdoba, opositor al macrismo nacional y alternativo al delasotismo provincial”.
Según el dirigente “hoy muchos cordobeses se dieron cuenta que su opción en el 2015 acompañando a Cambiemos fue un error en contra de sus intereses y las necesidades populares y que la falsa oposición que presentará el Peronismo Provincial, es más de los mismo. Queremos convocar sin egoísmo a todos los espacios partidarios, referentes y movimiento sociales para acercarles la propuesta y avanzar en su constitución”.
La referencia a la última elección presidencial no es una casualidad, el primer obstáculo que deben superar las fuerzas convocadas es erosionar el altísimo porcentaje que obtuvo Cambiemos en la primera vuelta. En esa oportunidad, la candidatura de Margarita Stolbizer, que acompañaron los socialistas, cosechó un magro 1,81%.
La apuesta es recolectar adhesiones aprovechando el desgaste de las principales fuerzas en la gestión provincial y nacional. La crítica a ambas administraciones tendrá un lugar central en el discurso.
Los convocados a esa eventual alianza son sus tradicionales aliados de Libres del Sur, con quien vienen compartiendo boletas desde que ambos rompieron con el Frente Cívico de Luis Juez, y el Movimiento ADN que lidera el ex periodista Tomás Méndez.
“Vamos a ser competitivos porque además buscamos que esta construcción trascienda la coyuntura” sostuvo Chamorro quien admitió que las conversaciones con ADN tienen algún tiempo. Esta situación viene generando un fuerte malestar con otros de sus socios históricos: el GEN. Los referentes locales del partido que lidera nacionalmente Margarita Stolbizer se resisten a articular opciones electorales con sectores como el del ex periodista a quien consideran demasiado comprometido con el kirchnerismo.
Más allá de estas discusiones, la mira de los socialistas está puesta en superar al Frente de Izquierda. La alianza trotskista viene ubicándose como una fuerza alternativa a los dos frentes principales y quedando muy cerca de obtener un diputado nacional. Para aspirar a un lugar, los socialistas y sus aliados saben que deben dar el sorpasso.