UEPC se suma al reclamo de paritaria nacional

Los docentes enviarán una comitiva a la marcha que organiza hoy Ctera para pedir ante los gobernadores un aumento superior al 18 por ciento, tal como quiere imponer la Nación.

Monserrat-2Como nunca antes los ojos de los docentes cordobeses estarán puestos hoy en Buenos Aires. La reunión de los gobernadores peronistas en el Hotel Savoy, que busca fijar un estándar paritario para todo el arco estatal, arrojará casi con seguridad un veredicto ya conocido: la pauta para los educadores rondará los márgenes inflacionarios que marca la Casa Rosada, entre el 17 y el 20 por ciento. Para Córdoba el número áureo será del 18 por ciento.
La discusión salarial, que quedó inéditamente en manos de los gobernadores, desplazó a la paritaria nacional, que los docentes acordaban año a año con el Ministerio de Educación de la Nación. Las complicaciones de Esteban Bullrich el año pasado lo llevaron a desprenderse de la discusión. Aunque desde la cartera educativa argumentan que dejaron las pautas para que la discusión prescinda de su participación. Es cierto, el Ministerio no tiene escuelas. Y el punto paritario a respetar es que el mínimo del sueldo docente debe estar un 20 por ciento por encima del salario mínimo vital y móvil.
Pero, más allá de estas explicaciones de Educación, el resultado de la negociación servía como testigo para varias provincias. Aunque no para Córdoba, que siempre superó por algunos puntos la media que acordaban -con Fonid incluido- en el Palacio Pizzurno las autoridades nacionales y los gremios.
La Ctera -madre nacional de la UEPC- insiste con la realización de esta instancia nacional, vital sobre todo para las provincias más pequeñas que requieren el auxilio financiero de la Nación, algunas desde hace tiempo. Por esta razón el gremio cordobés comandará a una delegación para que se sume a la protesta que hoy por la mañana la central realizará en Buenos Aires.
El abroquelamiento de las provincias bajo una misma cifra es lo que preocupa a los docentes, que ven como otros gremios lograron aumentos por encima de la inflación proyectada y con algún nivel de recomposición en relación al año pasado. La Bancaria, aeronavegantes y fruticultores son los tres ejemplos. Aunque los primeros enfrentan ahora complicaciones.
Borrón y cuenta nueva es la idea que el Gobierno nacional planea imponer por los menos en la discusión salarial con lo estatales. Los gobernadores, a priori, están dispuestos a cumplirla. Las consignas para cuidar el gasto fiscal parecen imponerse por igual en todos los distritos. El pedido de no aumentar la planta de personal es otro requerimiento del mismo tipo.
Precisamente lo quieren evitar los docentes a nivel nacional es un pauta homogénea del 18 por ciento. Varios dirigentes locales y nacionales anticiparon que con esa cifra peligra el inicio de las clases.

Situación en Córdoba
Córdoba está, en cierta medida, al margen de la discusión nacional. El gremio siempre logró pautas más beneficiosas que las que acordó la Nación. La Provincia asumió estas alzas con fondos propios (exceptuando el Fonid), una particularidad que no se da en todas las provincias.
El año pasado, la UEPC logró un aumento del 33,8 por ciento. Una cifra que dejó a los docentes de Córdoba como uno de los mejores pagos del país por debajo de los pampeanos. No obstante, el IPC Congreso marcó que la inflación trepó los 40 puntos.
Amén de la cuestión salarial propiamente dicha, la UEPC guarda en su carpeta de reclamos puntos de las paritarias anteriores. El reconocimiento del incremento de la antigüedad y el blanqueo de un porcentaje del material didáctico son dos ítems centrales que los dirigentes llevarán a la mesa de negociación cuando los convoque el Ministerio de Educación y la Secretaría General de la Gobernación.
La semana próxima la UEP tendrá un plenario de secretarios generales donde pulirá su postura de cara a la paritaria. El martes hubo una reunión de la junta provincial para comenzar a evaluar la situación de la escuela luego del receso estival. El combo edilicio suele ser otro de los dolores de cabeza antes del inicio del ciclo lectivo en la provincia.

La CGT, en pie de guerra: suspendió el diálogo con la Nación

Uno de los titulares de la CGT, Juan Carlos Schmid, afirmó que en la dirigencia de la central obrera “hay un criterio formado de suspender las negociaciones en la Mesa del Diálogo, el Trabajo y la Producción porque se ha quebrado un elemento sustantivo para cualquier diálogo social, que es la confianza”.
“Los incumplimientos empresarios y la apatía del gobierno nacional para intervenir en esta oleada de despidos y suspensiones que está golpeando en diversos lugares”, manifestó.
El secretario general de la CATT adelantó que en la reunión de hoy del consejo directivo de la CGT, se anunciará “alguna reacción de acá a marzo” y aclaró: “Una medida de fuerza”.
“Hay un clima de mucha tensión y de mucho enojo con el enfoque económico que hasta ahora está llevando adelante el gobierno nacional”, lanzó Schmid en declaraciones a radio Del Plata. Y agregó:”Vamos a suspender nuestra participación en el diálogo y seguramente el consejo directivo en el día de mañana va a anunciar alguna reacción de la CGT de acá a marzo”.
Schmid explicó que una de las razones que motivaron esta decisión es que “todo el acuerdo negociado de buena voluntad entre las partes se ha violentado”.