Waisman irá al Concejo para desalentar cambios en los pliegos

El secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad participará de la sesión del jueves. Antes, buscará persuadir a los concejales que plantearon sus reparos a los pliegos que regirán la licitación del servicio de recolección de residuos. Mestre aceptará cambios, pero no de fondo.

Por Yanina Passero
[email protected]

concejoLos concejales de la ciudad comenzaron el debate formal de las condiciones que marcan los pliegos para el proceso de concesión de la recolección mecanizada de los desperdicios que producen los vecinos de Córdoba. El proyecto se discutió en el marco de la comisión de Servicios Públicos con asistencia perfecta y un clima de intercambios más diplomático, a contrapelo de las efusivas críticas de la oposición y miembros del oficialismo municipal.
Naturalmente, la primera reunión de trabajo no arrojó grandes resultados. No cambiaron las posiciones que hicieron públicas los referentes de ADN, Fuerza de la Gentes o integrantes de Juntos por Córdoba manifestaron apenas el intendente Ramón Mestre decretó sesiones extraordinarias.
Para que el encuentro no fuera en vano se tomó una decisión de rigor: convocar a los integrantes de la Secretaría de Servicios Públicos de la Municipalidad, encabezados por Julio César Waisman. Esta vez, el funcionario no se hará rogar como ocurrió a finales del año pasado cuando algunos concejales amenazaron con denunciarlo por incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos. Recuérdese que retrasó su visita al edificio ubicado en Pasaje Comercio para explicar sobre los acuerdos comerciales entre las transportistas, impacientando a los legisladores capitalinos.
Las explicaciones de Waisman serán importantes, pero deberían ser más persuasivas que expositivas. El integrante del gabinete mestrista aprovecharía la oportunidad para desarticular algunos pedidos de cambios que hicieron los concejales, en especial el tándem oficialista protagonizado por Laura Sesma (Socialdemócrata) y Abelardo Losano (PRO).
Si bien el Intendente reconoció que están abiertos a plasmar cambios en los pliegos –ante la evidente dificultad de lograr los 16 votos para aprobarlos en un mes, como era el plan original- las “recomendaciones” circulantes se alejan de los márgenes el Ejecutivo.
Por ejemplo, la ex socialista y el macrista sugirieron la colocación de contenedores sólo del casco céntrico. Probablemente nadie discuta de los beneficios de la medida. Lo cierto es que elevaría los costos por la concesión del servicio, aumentaría el juego de presiones con los empresarios que confían en “derechos adquiridos” e impactaría en el plano político, probablemente cuando Mestre quiera competir por la gobernación provincial.
Otro de los puntos polémicos de los pedidos surgidos desde las filas del oficialismo tiene que ver con las conquistas sindicales. Sesma y Losano exigieron que las empresas afronten el pago de las indemnizaciones que se activan con el cambio de prestadores, pero además se vuelva a foja cero los convenios unilaterales del Surrbac con las concesionarias.
“Las empresas deben ofertar tomando como base lo que ganan hoy los trabajadores, pero luego se deben firmar un nuevo convenio con condiciones beneficiosas para los trabajadores pero también para la ciudad”, apuntaron en un comunicado conjunto.
Cierto es que los pliegos contaron con la venia de Mauricio Saillén y difícilmente Mestre cuente con el tiempo suficiente para negociaciones sectoriales de semejante calibre, cuando sólo le quedan tres años al frente del Palacio 6 de Julio y ya tiene metas políticas claras. No obstante, será el tema medular de su segundo mandato y debe salir airoso.
Waisman deberá explotar los puntos negativos de los pedidos de algunos concejales que implicarían extender la discusión más allá de febrero y pegarla a las elecciones legislativas nacionales. Los radicales deberán buscar nuevos aliados, especialmente en el peronismo porque los números no cierran.
Juan Negri, Sesma y Losano equilibraron la balanza a favor de los opositores. Si Juntos por Córdoba tenía la esperanza de sumar al Frente de Federal de Acción Solidaria como ocurrió con el endeudamiento externo, Marcelo Pascual comunicó que no apoyará.
Con este panorama preliminar el único camino que se asoma es el de las correcciones de los pliegos. Y, en este marco, es probable que la discusión requiera una ampliación de los tiempos para su tratamiento.

Dómina cuestionó a Mestre por la suba impositiva

Según el estudio elaborado por el concejal Esteban Dómina el aumento promedio de la contribución que incide sobre los inmuebles, en lo que va de la gestión de Ramón Mestre fue de 557,78%. En tanto que la inflación real fue del 390% en igual período. “Es decir que un contribuyente que pagó $1.000 en 2011, este año tendrá que pagar $6.580”, advirtió el presidente del bloque de Unión por Córdoba.
“Este año los vecinos pagarán casi seis veces más que en el 2011 sin que se haya compensado ese incremento con más servicios o de mayor calidad abarcados por esta tasa, que cubre servicios esenciales según la definición de la misma, que en muchos casos empeoraron “, concluyó el edil.
La muestra en la que se basa el informe se compone de 30 inmuebles de la ciudad de Córdoba de viviendas promedio (categorías 2 y 3), ubicadas en distintos barrios. No contiene ningún inmueble Categoría 1 (la más alta) ni de barrios cerrados, que llevarían el porcentaje aún más arriba.