Anita Martínez: “Los artistas debemos apoyar causas nobles”

La actriz fue una de las tantas personas que lucharon para que se prohibieran las carreras de galgo en el país, algo que al parecer no le perdonan los galgueros que intentaron escracharla en el teatro Luxor donde cada noche se presenta con “Mahatma, Alma Grande”

Por Ariel Bogdanov

anita-martinezSu amor por los animales suele traerle aparejados momentos no del todo agradables. Sin embargo Anita Martínez no se intimida y afronta sus batallas pensando principalmente en su hijo, en ser un ejemplo para el niño. La actriz fue una de las tantas personas que lucharon para que se prohibieran las carreras de galgo en el país, algo que al parecer no le perdonan los galgueros que intentaron escracharla en el teatro Luxor donde cada noche se presenta con “Mahatma, Alma Grande” el espectáculo líder de la taquilla nacional.

En diálogo con Alfil, Anita detalló qué fue lo que ocurrió esa noche y cómo sigue su temporada tras la difícil situación que le tocó afrontar.

“Es una temporada muy linda en lo personal. Mahatma es la mejor obra que tiene hoy Carlos Paz. Es una obra angelada que habla sobre el amor y no desde un lugar común. Disfruto mucho estas acompañada por tantos bailarines. El bailarín es el más relegado de todo siempre. Son los que más laburan y lo que menos les impacta ese aire de la fama. Es un sacrificio muy grande porque terminan rotos cuando son grandes, viven carreras cortas. Estoy muy contenta porque recuerdo mi aprendizaje como fue”.

-¿Te recuerda a tus inicios?

– Claro, rodeada de bailarines. Yo me formé en clásico y en este espectáculo bailo, pero no tanto como me gustaría ya que una lesión me lo impide.

-¿Qué tipo de lesión?

– Tengo un cruzado roto. Me lo corté en el Bailando y tengo que operarme en marzo. No podía estar seis meses sin laburar, el tiempo que lleva de recuperación con viento a favor. Le comenté a Flavio y me dijo que él quería que yo hiciera humor y por eso sólo me cuelga así mi rodilla no sufre el impacto. Mi sueño hubiera sido hacer humor físico, creo que podría hacer muchas cosas más en este show pero tengo la limitación de la pierna. Por momentos me desespero por hacer ese tipo de números.

-De todas maneras estás haciendo humor, uno de los lugares en que más cómoda te sentís.

anita-martinez1– Si, estoy muy cómoda ahí y contenta porque pude conectarme con el que es un tipo muy interesante para laburar. Flavio no tiene vicios para laburar. No se instaló en un lugar y se echó a chanta. Invierte para que las cosas le salgan bien y siempre se quiere superar. Respeta al espectador.

-¿Cómo viviste el tiempo sin el Bailando?

– Siempre creí que el Bailando era para hacerlo una vez. Me insistieron en estar y no pude sostenerlo. La primera vez fue por el colegio del nene y en el segundo me lastimé. Internamente había algo que me decía que ya estaba. El nuestro fue el primer sueño animalista que ganaba en la historia del programa. A pesar de que éramos humoristas queridos por la gente el mayor espaldarazo lo dio este tema.

-¿Fue un error haber participado en el segundo año del Bailando?

– La segunda vuelta fue un error, no debí haber vuelta al Bailando y lo dije.

-Ese amor por los animales que tantas satisfacciones te dio, también te generó un mal momento en Carlos Paz con los llamados “galgueros”.

– Varios dolores de cabeza me trajo. Esta no es la primera vez.

-¿Por qué te apuntaron a vos?

– Porque vinimos a trabajar acá. En Córdoba hubo mucha actividad galguera. Creo que fui una cara visible. No puedo entenderlo. Es una ley nacional. El reclamo me parece espantoso para hacérselo a una mujer con un niño en un lugar de trabajo. Se expone mucho más el que hace algo semejante. Hay una ley, de última si tenes que hacer un reclamo es en el Congreso o en la Legislatura o en la Justicia y hacer un recurso de amparo. Un escrache fue la vía más corta y la más triste.

-¿Hiciste la denuncia por ese intento de escrache?

– Si, lleve todos los insultos que recibo en redes sociales. Los archivé y los presesnté a la fiscalía. Hicimos la denuncia, algo que nunca había hecho. La hice porque estaba con el nene acá.

-¿Tomaste medidas de seguridad?

– Ese día Burlando me prestó un auto blindado que él tiene. Llegué y estaba la Infantería abajo, una situación espantosa. Lo peor es que entré y no me dijeron, pero tres estaban adentro, habían pagado la entrada. Pero es tan linda y tan fuerte la obra que no pudieron hacer nada. El mensaje es lindo.

-¿Desde ahí te movilizas con seguridad?

– Si, pero no lo dispuse yo, sino que lo dispuso la fiscalía.

-¿Esto te intimida?

– Creo que fue un reclamo que se hizo en su momento, de lo más justo. He tenido tres galgos rescatados y la verdad siento orgullo por mí. Es un mensaje lindo que le doy a mi hijo. Desde el primer día lo ayudo a vincularse con los animales de una manera responsable.Creo que los que tenemos cierta popularidad debemos apoyar causas nobles. Mi paso por la vida tiene que servir para algo y yo siento que aporte mi granito de arena con esta ley y eso te hace sentir contenta. Cuando fui al Congreso y mi nene vio que peleamos por algo justo y noble, y se emocionó conmigo sentí que mi labor de mamá se había cumplido en un montón de cosas.

Fotos: Sebastián Hernández