Osvaldo Laport, mucho más que un galán

Desde hace varios años el actor colabora como Embajador de buena voluntad de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), distinción que comparte con Angelina Jolie y Giorgio Armani entre otros.

Por Ariel Bogdanov

laport0064Su presencia no pasa desapercibida. Su estirpe de galán atrae miradas de los ocasionales transeúntes que recorren la peatonal de Carlos Paz. Con personajes entrañables en su haber como “El Indio Catriel” en la novela Más Allá del Horizonte, “Luca” de Cosecharás tu Siembre o “Guevara” de Campeones entre tantísimos otros, Osvaldo Laport supo ganarse el cariño del público. Además fue uno de los principales animadores del Bailando por un Sueño del año pasado. Sin embargo el actor uruguayo tiene un costado menos conocido que el mediático, ya que desde hace varios años colabora como Embajador de buena voluntad de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), nombramiento aprobado por el secretario general de Naciones Unidas (ONU), distinción que a nivel internacional recibieron la actriz Angelina Jolie, el diseñador de modas Giorgio Armani y el cantautor francés Julien Clerc entre otros.
En diálogo con Alfil, el actor que esta temporada protagoniza la comedia “Sálvese quien pueda” en el Teatro del Sol brindó detalles acerca de esta comprometida labor que lo llevó a recorrer el mundo entero.
-¿Cuál es la tarea de un embajador de Acnur?
laport0066– Es visibilizar crisis humanitarias. Viajar, estar en terreno y contarle al mundo cuales son las otras realidades que se viven en nuestro planeta. Sin intención de confrontar y herir susceptibilidades, lamentablemente en Latinoamérica somos solidarios con nosotros mismos pero nos cuesta entender otros problemas.
-¿A dónde fue su primer viaje humanitario?
– Mi primer viaje humanitario fue al Congo que sufre el tema de los desplazados internos, aquéllos que escapan para salvar su vida, pero no logran traspasar límites geográficos internacionales y huyen dentro de su territorio. Congo no tiene posibilidad de cruzar fronteras, porque está plagado de alimañas, animales salvajes, y entonces se llaman desplazados internos. En ese viaje el director General de Acnur en 2009 me recibe y me dijo “tienes el privilegio de ser el primer embajador en América Latina” y en ese momento me pregunté “¿de qué privilegio me habla este hombre?” frente a semejante panorama. Pero hoy varios años después logro entender porque utilizó ese término. Tantas experiencias y tantos viajes por el mundo me permitieron comprender que somos muy pocos quienes tenemos la posibilidad de visitar en terreno este tipo de crisis humanitarias.
laport-¿Cómo le impactó ese primer viaje?
– Creo que estaba en mí marcado el destino. Más allá del impacto el compromiso estaba dentro mío. Si hay algo que aprendí es que la solidaridad no debe tener fronteras. Refugiados podemos ser todos. Nosotros en la parte sur de América sufrimos la dictadura en Uruguay,Argentina, Chile. Muchos debieron pedir asilos políticos en esa época tan oscura. Eso te convierte en refugiado, cuando huis por tu vida.
-¿Qué otros lugares le tocó visitar desde tu rol de Embajador?
– Realmente muchos. Además de Congo estuve en la frontera con Siria, Líbano; en la frontera selvática de Ecuador con Colombia, donde casi seis millones de colombianos huyeron para salvar sus vidas. Estuve en Centroamérica en los tres países más inseguros del mundo que son Guatemala, Salvador y Honduras, allí no hay bombas, pero están las Maras, esas pandillas que tanto azotan esas tierras.
-¿Qué le pareció la decisión del gobierno argentino de recibir refugiados sirios?
– Mientras no se tiña como un hecho político, bienvenida sea esta decisión y que selaport0065 solidaricen, se sensibilicen con estas crisis humanitarias. En Líbano me entreviste con gente que unos meses después encontré en Montevideo. Hoy son familias que rehicieron su vida, se están olvidando de a poco de la guerra y eso es muy valioso.