Liga de la gobernabilidad, apuesta de Schiaretti para el 2017

Nació al calor de la discusión sobre el impuesto a las ganancias. La integran gobernadores peronistas e independientes. Buscan mejorar condiciones de negociación con el gobierno nacional y condicionar a los partidos de oposición. Se reunirán en enero.

Por Marcos Duarte

gobernadores-por-ganancias-schiarettiLa irrupción de los mandatarios provinciales fue un factor clave para abrir la negociación contra reloj que derivó en la reforma de la ley de ganancias. A partir de ese momento, el heterogéneo grupo, que ya venía sosteniendo posiciones similares, se transformó en un nuevo actor político.

En pleno debate, el ejecutivo nacional sugirió que no vetaría el proyecto impulsado por las bancadas de oposición, comprometiendo seriamente las finanzas provinciales. El hecho provocó que los contactos entre los gobernadores derivaran en una reunión formal  en el hotel Savoy de la Ciudad de Buenos Aires para frenar la iniciativa.

Uno de los principales animadores del espacio es Juan Schiaretti. Unos días antes del cónclave, el cordobés protagonizó, junto al santafesino Miguel Lisfchitz y el entrerriano Gustavo Bordet, una reunión de mandatarios de la Región Centro que se constituyó en el primer antecedente de la nueva liga.

A este trío se sumaron mandatarios de orígenes diversos. Los peronistas Juan Manuel Urtubey (Salta), Domingo Peppo (Chaco), Sergio Uñac (San Juan), Rosana Bertone (Tierra del Fuego) y Sergio Casas (La Rioja) comparten el espacio con “independientes como Hugo Passalacqua (Misiones), Alberto Weretilneck (Río Negro) y Miguel Omar Gutiérrez (Neuquén).

Los objetivos del grupo fueron definidos por Juan Schiaretti en esos días. Según el gobernador de Córdoba, la liga se conforma “con el objetivo de gobernar y cuidar la gobernabilidad de todo el país. No queremos jugadas de golpes de efecto”. Lisfchitz amplió  las motivaciones: “Queremos ser mediadores entre la oposición política del Congreso y el Gobierno, pero también buscamos generar un federalismo activo, más escuchado en la toma de decisiones oficiales”.

Las declaraciones dejan traslucir los elementos políticos que hacen converger a dirigentes de orígenes tan disimiles. En primer lugar, buscan garantizar la gobernabilidad de sus provincias. Saben que la relación con el gobierno nacional es clave para que sus respectivas administraciones lleguen a buen puerto.

En ese sentido, buscan encauzar el debate político hacia posiciones más racionales que tengan en cuenta las realidades de sus distritos. Tanto los mandatarios enrolados con el justicialismo oficial, los cercanos al Frente Renovador como  el socialista santafesino tuvieron roces con sus respectivas bancadas de legisladores durante el tratamiento de ganancias.

En el caso de Schiaretti, la constitución del espacio tiene una fuerte connotación política. “Que el peronismo de Córdoba haya ido en una alianza electoral con el doctor Massa el año pasado no significa que seamos parte de su espacio político y si el doctor De la Sota milita con él el nuestro no es un partido estalinista aquí no hay pensamiento único” dijo el gobernador en pleno enfrentamiento entre el macrismo y el líder del Frente Renovador. La nueva coalición de gobernadores parece completar este distanciamiento y ser la materialización política del concepto con el que se definió: “soy un peronista republicano”.

El espacio definió trascender la discusión coyuntural de ganancias y pretende establecer una agenda propia. La próxima reunión se realizaría en enero y será una de las fotos políticas del verano. Seguramente, la estrategia para cumplir los objetivos de la liga durante un año fuertemente influenciado por el clima electoral ocupará el centro de la conversación de los gobernadores.