Suoem pide a Mestre que haga la “gran Juez”: más bonificaciones

ilustra-daniele-pidiendole-a-mestreEl nivel de conflictividad que es natural en el Palacio 6 de Julio y sus dos centenas de reparticiones sufre un marcado descenso en época estival. El Suoem pierde su poder de fuego por la apertura del periodo de licencias por vacaciones de sus empleados, aunque su conducción no puede mostrarse inactiva.

Los contratados son un buen recurso para pasar el verano y esperar el inicio formal de la actividad municipal. El secretario general Rubén Daniele utiliza como escudo a los afiliados que esperan su pase a planta; a veces también como carta de negociación en otras disputas. Esta vez, la preocupación es intrínseca al sector recientemente efectivizado.

Antes de la Nochebuena, el sindicalista apeló a recursos propios de las artes escénicas. Con la mesa chica del Suoem de escolta, presentó una nota en Mesa de Entradas de la Municipalidad para elevar una queja a la gestión.

“Hemos advertido que el personal municipal que estuvieron contratados por el artículo 8 de la Ordenanza N°7244, incorporados a la planta permanente durante su gestión, no perciben la bonificación especial prevista por el artículo 8 de la ordenanza N° 7244, desde la fecha en que cada uno ha sido incorporado a la planta permanente en adelante, generando una inadmisible desigualdad respecto al personal que realiza la misma tarea, pero que si perciben la misma bonificación”, reprochó Daniele en la nota.

El sindicalista se refiere a una bonificación, mal llamada especial, porque durante la administración de Luis Juez se universalizó. El perjuicio para las arcas públicas fue notable. Cabe recordar que los adicionales salariales y el pago de horas extra representan un 30 por ciento del sueldo básico de los empleados.

Según el planteo sindical, la gestión habría intentando recuperar la razón de ser de esos pagos pensados para empleados que realizaban tareas especializadas o que suponen riesgos para la salud, como ocurre en la planta de tratamiento de líquidos cloacales. El populismo interno sale caro, que el gremio defiende como “derecho adquirido”.

“Constituye una grave discriminación, desigualdad y arbitrariedad por parte del Departamento Ejecutivo Municipal, que todo el personal que cumple las mismas funciones en las distintas reparticiones la percibe, incluidos los agestes que revistaban como planta transitoria (artículo 9) al momento de ingresar simultáneamente con los ex contratados artículo 8, mientras estos últimos la perciben”, detalla la nota referida del sindicato.

La Asesoría Letrada de la Municipalidad recomendó a Mestre liquidar las bonificaciones a todo el personal aludido en la denuncia administrativa: “El no otorgamiento de la bonificación solicitada generaría una situación de desigualdad entre los empleados que realizan iguales tareas, como así también se estaría violentando los principios consagrados en los artículos 16 y 14 bis de igualdad ante la ley y de igual tarea por igual remuneración. En consecuencia se debería abonar la bonificación reclamada”.