Dos casos devuelven la inseguridad al centro de la agenda política

mariano-oberlinDespués de la sanción de dos leyes del paquete de la reforma política, a los legisladores les quedaba como tema principal para cerrar el año la muy discutida reforma a la ley de bosques. Sin embargo, dos noticias policiales conocidas en los últimos días volvieron a colocar la inseguridad en el centro de la agenda política provincial.

Primero fue la muerte de un adolescente de 14 años que, junto con otro joven, asaltó al cura Mariano Oberlín, quien tiene custodia policial porque está amenazado por narcotraficantes, como consecuencia de su lucha contra el consumo de paco en barrio Müller.

Luego, un subcomisario de Villa Allende fue detenido acusado de formar parte de una banca de ladrones que asaltó una casa en barrio Cofico, donde se desarrollaba una fiesta de la que participaban, casualmente, la dirigente política Olga Riutort y el magistrado Luis Rueda, entre otros.

La muerte del adolescente en barrio Müller fue denunciado por los familiares como un caso de “gatillo fácil”, aunque desde la Policía explicaron que los ladrones dispararon sus armas, por lo que fueron respondidos del mismo modo.

Oberlín había recibido un homenaje en la Legislatura provincial en la sesión del miércoles de la semana pasada, por su labor social en ese sector de la ciudad.

El cura lamentó lo sucedido y sostuvo que desearía cambiar su vida por la del menor. Ayer, el arzobispo de Córdoba, monseñor Ñáñez, pidió rezar por el adolescente muerto y por el padre Oberlín.

El caso del subcomisario de Villa Allende es mucho más complicado para el gobierno, aunque el ministro Carlos Massei salió rápidamente a destacar que la propia Policía es la que depura a sus malos integrantes.

“Sentimos bronca y vergüenza que un hombre de nuestra fuerza sea un delincuente; lo bueno es que nuestra Policía fue quien lo investiga y detiene”, destacó el titular de la cartera de Gobierno y Seguridad.

“Dijimos que a quienes ensucian el uniforme y manchan  la Institución los vamos a sacar a patadas de la Policía, van presos por delincuentes”, agregó.

 

La oposición

La respuesta desde el radicalismo llegó por el legislador Miguel Nicolás, quien alertó sobre los inconvenientes que atraviesa la provincia de Córdoba en materia de seguridad.

Nicolás señaló la gravedad de que haya un “subcomisario al frente de una banda de ladrones”, e igualmente el caso del “asalto al padre Oberlín (con una) muerte en ese hecho”.

“¿Hasta cuándo gobernador la inseguridad en Córdoba?”, se preguntó.

Estos dos episodios tendrán, seguramente, repercusión en la última sesión del 2016 en la Legislatura de Córdoba, prevista para el próximo miércoles.