Tras salida de Pretto, Baldassi cierra el año con una fiesta

El diputado nacional agasajará hoy a la militancia macrista con un acto en un club de barrio Argüello. Tiene motivos para celebrar porque su rival interno, el presidente del PRO Córdoba, Javier Pretto, pidió licencia para trabajar bajo el arbitraje directo de la conducción nacional del partido.

Por Yanina Passero
[email protected]

baldassi-romeroUna interna salvaje en un partido con apenas seis millares de afiliados, pero con responsabilidades de gobierno de máxima escala, no convenía a nadie. Los dirigentes del PRO Córdoba coincidían con esta afirmación, con excepción del exárbitro internacional, Héctor “La Coneja” Baldassi.
El también diputado nacional horadaba a la histórica conducción de la joven filial local del partido fundado por Mauricio Macri con duros cuestionamientos a su titular, Javier Pretto. El ex ucedeísta había ratificado su intención de conducir el partido por cuatro años más cuando Baldassi se animó a plantear la interna por la presidencia del espacio. Los ánimos del famoso del PRO se renovaron cuando su par en la Cámara Baja quedó envuelto en un escándalo de presunta corrupción al estilo kirchnerista.
El Intendente de Villa María, Eduardo Accastello, como titular del Eninder habría ejecutado obra pública con sobreprecios. Pretto, vicepresidente del organismo intermunicipal y responsable del municipio de La Carlota, tuvo que dar explicaciones apenas la Auditoría General de la Nación socializó el informe. Revés mediático y judicial muy inoportuno en tiempos de renovación de autoridades.
La sangre no llegó al río. Las facciones internas del PRO Córdoba cuidaron las formas y evitaron la interna. Resultaba sospechoso el cambio de parecer de Baldassi que pasó de cuestionar la honorabilidad de Pretto a aceptarlo, nuevamente, como mandamás del partido. Más tarde, este medio revelaría que el pacto tendría un apartado en letra chica, redactado por el titular nacional de la fuerza política, Humberto Schiavoni.
Pretto debería pedir licencia para ocupar la Secretaría de Asuntos Parlamentarios del PRO Nacional. Asumiría en su lugar un dirigente del interior que cultiva buenas relaciones con los macristas en general y no aparece “pegado” a ninguna de las líneas internas en pugna. El villamariense Darío Capitani sería escoltado por el baldassista, Andrés Díaz Yofre.
Pretto dio señales de desoír el acuerdo el mismo día del acto de proclamación de autoridades. Todo parecía indicar que se aferraría a su sillón. Los días que transcurrieron a la puesta en escena de su rebeldía mostraron un llamado a la reflexión por parte del ex legislador provincial. Incumplir con la palabra empeñada causaría el encono de las autoridades nacionales del partido, probablemente del propio Presidente por la revuelta de conventillo.
Claro estaba que la opinión de Baldassi fue lo último que pesó en la determinación final de Pretto. Si bien el ex réferi internacional tiene mucho trabajo por hacer si desea imponerse como un referente interno indiscutido, ganó una de las batallas más importantes. Fue un año duro para los macristas cordobeses, pero el hombre oriundo de Salsipuedes está dispuesto a capitalizar el resultado.
No es casual que, a pocos días de la salida de Pretto del PRO Córdoba, Baldassi sea el anfitrión de un acto para agasajar a la militancia macrista, aunque amplió el convite a toda dirigencia. Con seguridad, más de uno estará atento a los rostros que ingresen al Club Atalaya de barrio Argüello desde las 19 horas de hoy.
El intendente de Villa Allende, Eduardo “El Gato” Romero, y “compinche” de Baldassi en la interna es otro de los referentes que auspicia el evento. Estará a cargo de una mesa de debate, junto a los concejales Abelardo Losano (Capital) y Marcelo Cuevas (Carlos Paz) y el vicepresidente del PRO, Díaz Yofre.
No será una demostración de fuerza. Lógico. Pero es evidente la intención de Baldassi y compañía de abrir el juego y plantarse para las elecciones legislativas del año que viene en las que se quiere ver como candidato repitente.