En La Rioja, universitarios K imponen reforma política a golpes

Fabián Calderón, titular de la Universidad Nacional de La Rioja, impuso su proyecto de reforma del estatuto en la asamblea universitaria. Hubo violencia contra los estudiantes opositores que manifestaban su desacuerdo.

riojaLas ideas del kirchnerismo universitario sobre el sistema de elección de rectores y decanos varían según la posición de poder que ocupen. También difieren las tácticas para enfrentar las asambleas universitarias en las distintas casas de estudios.
En la Universidad Nacional de La Rioja (UNLAR), a pocos kilómetros de Córdoba, la reforma electoral se aprobó teniendo en cuenta un elemento que no parece ser importante para los sectores que impidieron la realización de la última asamblea universitaria en la UNC: la mayoría de los votos. Además, el rector Fabián Calderón no tuvo complejos a la hora de valerse de la potencia física de sus seguidores no docentes para “disuadir” a los estudiantes opositores que realizaban una protesta en la puerta del auditorio donde se reunieron los consejeros. El saldo fue una refriega y diez alumnos lesionados que fueron atendidos por el servicio de emergencia médica contratado a esos efectos.
Los incidentes se produjeron cuando los manifestantes quisieron ingresar a la asamblea a expresar su opinión. En el grupo que los desalojó se encontraban militantes del Movimiento de Participación Estudiantil (MPE), sello que integra la agrupación cordobesa La Bisagra. Paradójicamente, este grupo es el principal organizador del bloqueo a la asamblea en la UNC.
El titular de la UNLAR se enrola en el grupo de académicos ultra kirchneristas dispersos por el sistema universitario argentino. Hace poco tiempo, compartió el tour político que visitó a Milagro Sala con Diego Tatián, decano de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UNC, uno de los más intransigentes opositores a la realización de la asamblea universitaria en la Casa de Trejo.
Según Tatián, el proceso de discusión de la reforma electoral no está maduro en Córdoba a pesar de que ya acumula casi una década. Además, argumenta que debe reunir el consenso de todos los sectores políticos de la universidad. Su compañero riojano no parece detenerse en esos detalles, hizo valer la mayoría que el kirchnerismo ostenta en la UNLAR a pesar de los reclamos de los grupos opositores.
rioja2Pero las diferencias entre estos dos referentes universitarios no terminan ahí. El proyecto que el kirchnerismo universitario riojano aprobó ayer prevé un sistema de elección directa para las autoridades unipersonales por ponderación simple (50% para el claustro docente, 30% para los estudiantes, 10% para los no docentes y 10% para los egresados).
En el caso de la elección de rector, la elección se realizará tomando a la universidad como distrito único, es decir sin ponderación por facultad. Esto es exactamente lo que el kirchnerismo universitario cordobés rechaza por antidemocrático y discriminatorio. Sorprendente contradicción al interior de un sector político que se autodefine como “proyecto nacional”.
Además, el proyecto aprobado en La Rioja incluye algunas cláusulas pintorescas. Establece la elección simultánea de rector y decanos pero con lista completa obligatoria. Esto significa que un candidato a decano no podrá presentarse sin pegar su boleta en sábana con un candidato a rector. El mecanismo, obviamente, favorece a quien se encuentra en el poder y elimina cualquier posibilidad de candidatos independientes en cada unidad académica.
Evidentemente, a los kirchneristas riojanos no los conmueve el discurso de sus compañeros cordobeses que hacen eje en las “particularidades” y en la autonomía de las mismas. Si el proyecto que impulsa el rector Hugo Juri provocó un bloqueo de la asamblea universitaria, es bastante fácil de imaginar cual hubiera sido la reacción de los opositores locales ante un sistema como el que impuso el rector Calderón en La Rioja.

Voto electrónico
En la UNLAR se impuso la boleta electrónica a instancias del rector Calderón quien consideró que “les permitirá llevar un sistema mucho más ágil, transparente y efectivo”.
En la UNC, un grupo de docentes de FAMAF, referenciados en la decana kirchnerista Mirta Iriondo, elaboró un manifiesto titulado “Decimos NO al Voto Electrónico” en oposición a la iniciativa del gobierno nacional.