Homenaje a Cabezas por 1983

La ciudad de Villa María celebró al primer intendente de la restauración democrática, el radical Horacio Cabezas, al cumplirse 33 años de su asunción. Cabezas abandonó la política hace años y está dedicado a escribir libros de historia, de los cuales ya lleva 32.

enroque-martin-gillLa ciudad de Villa María celebró al primer intendente de la restauración democrática, el radical Horacio Cabezas, al cumplirse 33 años de su asunción. Cabezas abandonó la política hace años y está dedicado a escribir libros de historia, de los cuales ya lleva 32. El próximo será sobre el centenario de la declaración de Villa María como ciudad. El martes, el homenaje se realizó en la calle, justo enfrente de la Casa Museo Sabattini, donde se recuerda al ex gobernador que es el principal prócer de los radicales cordobeses. En el acto, Cabezas, de 94 años de edad, dio a conocer un mensaje que leyó un colaborador. En él, sostuvo: “sé que he cometido muchos errores, seguramente que he tenido gestos injustos con algunos de mis convecinos, pero sé también que la generosidad de ellos ha redimido mis faltas para alivio de mi conciencia”. Estuvo presente el intendente peronista Martín Gill, quien le dijo a Cabezas que “ojalá todos podamos reflejarnos en tus valores y hombría de bien”. Un dirigente radical de esa ciudad le comentó al periodista su emoción por participar de ese acto y, de paso, agregó una opinión política.

Radical villamariense: Lo de Cabezas es muy justo. No se trata sólo de un homenaje a un hombre de edad avanzada. Está muy lúcido y sigue trabajando. Sucede que Cabezas, a diferencia de otros, salió de la Municipalidad de Villa María sin ser sospechado de mala administración, por decirlo de alguna manera.

Periodista: Y no es el caso de otros…

R.V.: Acuérdese que cuando Eduardo Accastello asumió por primera vez la Intendencia se la pasó cuestionando la administración del sucesor de Cabezas, nuestro intendente Miguel Veglia.

P.: Por los famosos vales que emitió por falta de fondos…

R.V.: Y ahora mismo él está permanentemente en el ojo de la tormenta. Villa María ha tenido una historia complicada con sus intendentes. No es de mi palo, pero espero que Gill se parezca más a Cabezas.