Alivio navideño en Volkswagen (automotrices aún no repuntan)

Smata confirmó que la empresa alemana dio marcha atrás con las suspensiones para los últimos cinco días del año en la planta de camino a San Carlos. La mejora de la actividad recién está prevista para fines del 2017.

volkswagenLa compleja situación económica impactó duramente en toda la industria cordobesa y en particular en la automotriz. Durante todo el año se sucedieron suspensiones y retiros voluntarios en las fábricas más importantes de la Capital, en sintonía con el ritmo nacional. Sin embargo y como una señal de buen augurio navideño llegó un pequeño alivio para la recta final del 2016.
Según informaron desde el gremio, la fábrica de Volkswagen de camino a San Carlos no suspenderá a sus operarios en las últimas dos semanas del año. Un atenuante considerable para la situación, si se tiene en cuenta que la planta MQ200 no produjo durante más de 70 días.
“La empresa nos comunicó que se levantaron las suspensiones previstas para los últimos días del año”, señaló el secretario de prensa de Smata, Leonardo Almada. La compañía que fabrica cajas de velocidades para modelos de América Latina tenía previsto frenar la producción durante cinco días (dos antes de Navidad y tres antes de año nuevo); pero dio marcha atrás luego de que mejorara la situación en Brasil y las plantas de ese país volvieran a funcionar con el ritmo anterior.
“Es una buena noticia para cerrar el año”, apuntó Almada y agregó que la medida afecta a cerca de 400 trabajadores, que finalmente trabajarán las últimas dos semanas del año.
Sin embargo, la crisis del sector es más compleja. “El impacto económico en la producción de este año ha sido más grave de lo que pensábamos. Las consecuencias de la crisis están por encima de lo que preveíamos”, señaló el dirigente gremial.
No hay números concretos, pero extraoficialmente el gremio maneja una cifra que hace que mantenga encendida su luz de alerta. Durante el 2016, cerca de 1.000 trabajadores habrían abandonado sus puestos de trabajo, luego de que las empresas ofrecieran retiros voluntarios, jubilaciones anticipadas e inclusive realizaran algunos despidos. En Volkswagen, las bajas fueron cerca 250.
Solo para graficar lo delicado de la situación del sector automotriz basta ver la actividad de las otras dos grandes plantas de la Capital. En Fiat hubo meses en que los operarios trabajaron solo cinco días, mientras que en Renault también cayó la producción. Según explican desde SMATA, la interrupción de la fabricación de Clio – uno de los coches más vendidos de la empresa – explica en parte la merma en la producción de la planta de Santa Isabel.
Más allá del alivio de la caída de las suspensiones, lo cierto es que las expectativas del sector no son muy auspiciosas por lo menos para el primer semestre del 2017. El repunte está previsto recién para fines del año próximo.
La industria automotriz espera con ansias la concreción de las promesas producción en Córdoba. Renault, Nissan y Mercedes Benz anunciaron en su momento una inversión de 600 millones de pesos para el lanzamiento de una serie de camionetas en la planta de Santa Isabel. Esa es la principal esperanza del sector.

Ganancias y paritaria
La discusión de la reforma del Impuesto a las Ganancias es otro punto que también le preocupa al Gremio. El lunes la CGT Regional Córdoba emitió un comunicado en el que se mostraba a favor del proyecto consensuado por la oposición, aunque con algunos reparos.
La misma postura tiene Smata. “Estamos de acuerdo con el grueso del texto, pero entendemos que aún le falta profundizar. Debería ser más amplio el piso”, señaló Almada, en sintonía con las salvedades que hicieron desde la central cordobesa.
La gran mayoría de los trabajadores del sector tributan Ganancias. “Sólo para ejemplificar en Volkswagen, trabajan 1.600 operarios, con la reforma del 2013 pagaban sólo 400, ahora 1.100”, se quejó Almada.
La paritaria es otro eje central para cualquier gremio. No obstante, los aumentos cosechados por el gremio han sido bien recibidos por los trabajadores. Hasta el momento el sindicato obtuvo un 31,75 por ciento de aumento y aún le resta discutir la última cuota del aumento para los meses de octubre, noviembre y diciembre.
En los próximos días se reunirán las cámaras empresariales y los dirigentes sindicales para redondear una cifra que complete la suma hasta ahora acordada. El número es la resultante de una serie de análisis de los índice de inflación, el más tenido en cuenta es el de precios al consumidor. En este caso, la última cuota del aumento superaría el cuatro por ciento.