Ley de Alquileres no se trataría en extraordinarias (propietarios, aliviados)

Referentes del sector inmobiliario y constructores advierten que si se sanciona la norma la oferta de inmuebles de desplomará. La incertidumbre de los dueños podría generar más exigencias para los inquilinos. En Córdoba, peligra el acceso a la vivienda de miles de estudiantes

alquileresA fines de noviembre, la Cámara de Senadores le dio media sanción a la reforma de la ley de alquileres. La novedad generó la reacción inmediata del sector inmobiliario.
Hay coincidencia entre los operadores del área en cuanto a que, de aprobarse en Diputados, el cambio legislativo complicará la actividad e incidirá negativamente en la oferta de inmuebles.
En Córdoba la problemática presentar aristas particulares, teniendo en cuenta que más de 50 mil personas residen transitoriamente, para estudiar.
De esa manera, una posible disminución de la cantidad de bienes volcados al mercado de renta generaría dificultades extra para todas las partes involucradas.
Cuando los senadores, por unanimidad, avalaron el cambio normativo, Martín Dahan, referente del rubro en la ciudad, recordó que si el propietario inversor deja de comprar, el mercado sube el precio en forma inmediata.
La iniciativa presentada por Silvina García Larraburu (FpV) hace foco en los reclamos de las organizaciones de locatarios nucleadas en el Frente de Inquilinos Nacional (FIN) y tiene dos puntos centrales: costo (estipula actualizaciones asociadas a un índice, que se formará por la combinación de la inflación y el aumento salarial) y plazo (pasa de dos a tres años).
Los críticos entienden el planteo – que fue respaldado por el oficialismo- es un gesto político pensado más para “tranquilizar” que para aportar soluciones concretas. También sostienen que contribuye a ocultar las dificultades de millones de personas para acceder al “techo propio”.
Armando Pepe, fundador de la Cámara Inmobiliaria Argentina, opinó que el proyecto es “un disparate total” y que acentuará el déficit habitacional.
En ese sentido, alertó que si la reforma prospera la actividad de la construcción también caerá, así como la compra de viviendas como inversión para volcar al mercado locativo.
Otro punto que desalentaría las adquisiciones de inmuebles para alquilar es el incrementos del plazo, ya que es previsible que los dueños eleven sus requerimientos y pretensiones, lo cual, en definitiva, se traducirá en más complicaciones para los inquilinos; en especial, en ciudades como Córdoba, en donde, por su perfil, los interesados tienen presupuestos magros y carecen de garantías.
La incertidumbre de los dueños también podría alimentar la informalidad; el surgimiento de nuevos conflictos entre las partes y el “desencuentro” entre oferta y demanda de unidades vacías.
Los empresarios del rubro y los propietarios e inversores esperan que el tema se dilate hasta marzo de 2017, para tener un espacio en el Parlamento y dialogar con los legisladores, con el fin de lograr modificaciones. Sin embargo, algunas inmobiliarias ya están pidiendo más dinero en concepto de alquiler.
Según el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, no hay “ninguna estrategia” sobre cómo se abordará el articulado en el recinto y aseguró que no se discutió en el bloque.
Aunque predomina el temor y se teme que la ley sea aprobada antes de fin de año en alguna sesión extraordinaria, Monzó aseguró que la posible reforma del régimen de alquileres “no está en el ámbito del Congreso” porque el 21 de noviembre se cerraron las comisiones. “Al no tener dictamen va a ser muy difícil que sea tratada”, dijo.
El Gobierno estaría preparando su propio proyecto, de cara al 2017; en especial, por las inquietudes planteadas por los empresarios de la construcción.
En el marco de los encuentros que viene desarrollando con distintos sectores con el fin de “mejorar la competitividad”, la UOCRA apuntó a la posible limitación de los ajustes en los alquileres y advirtió que desalentaría la inversión en la construcción.