AFA y la tragedia de Chapecoense

La abogada del comité normalizador, Cristinziano, es esposa de Belloso, hombre fuerte de CONMEBOL y ex jugador, apuntado como contratista del avión accidentado y que también utilizó la selección Argentina. Demasiadas coincidencias.

Por Federico Jelic

04-12-chapecoenseParece ser que en cualquier parte del mundo, en accidentes, negociados, estafas, sea en Fifa, Conmebol o AFA, siempre hay un argentino involucrado. Los hermanos Burzaco con los derechos de TV de Fifa, y Copa América es un caso reconocible. Ahora resulta que podría haber vinculaciones con la compañía aérea floja de papeles que organizó el vuelo del club Chapecoense a Medellín, vuelo que terminó en tragedia, por inoperancia y negligencia de la empresa, con un miembro de la Comisión Normalizadora de AFA. ¿El presidente, Armando Pérez? No, se trataría de la abogada Carolina Cristinziano. Esta letrada parecería ser una de las piezas claves en el funcionamiento, no del todo legal, de la compañía.
Rosarina de 40 años, Cristinziano es esposa del ex delantero de Rosario Central, Lanús y Colón de Santa Fe, Gonzalo Belloso, actual director de Desarrollo de la Conmebol. Trabajó durante años con el agente de futbolistas Gustavo Mascardi, quien hace menos de un año le inició un juicio millonario a la AFA en reclamo de haber sido el intermediario que consiguió el contrato de Fútbol para Todos. Reclama una cifra astronómica: 150 millones de dólares.
Sin embargo, el dato más llamativo acerca de Cristinziano es que reconoció mantener contactos con la barra brava de Rosario Central, club del que dice ser “fanática” y admitió haber ingresado a la cancha junto a ellos en sus años mozos.
Cristinziano participó de varias transacciones. Entre ellas la llegada de Andrés D’Alessandro a San Lorenzo, el retorno de Martín Palermo a Boca y llevó adelante la renovación de Pablo Aimar en Valencia. Todos jugadores que estaban bajo el ala del agente. A su vez recibió algunos cuestionamientos por falta de ética y otras acciones on del todo compatibles con su nueva función en la calle Viamonte. Por ejemplo, meses atrás habría viajado a China a cerrar el nuevo contrato del delantero Ezequiel Lavezzi con el club Hebei China Fortune de la Super Liga del gigante asiático. ¿Se puede dirigir AFA y seguir con las tareas de representante? Al menos es discutible. Y más si tu patrón le inicia demanda legal al fútbol argentino y tu firma figura en ambos expedientes.

La tragedia
De acuerdo a las primeras informaciones, la línea aérea de vuelo chárter boliviana Lamia Corporation, que trasladó hacia la muerte al plantel de Chapecoense de Brasil, tenía ciertos nexos con AFA. De hecho, la misma unidad fue vehículo del retorno de la Selección Argentina desde Belo Horizonte a Buenos Aires, después de caer ante Brasil. En ese vuelo, algunos futbolistas se quejaron de las incomodidades por los espacios y porque se movía más de lo normal. De hecho, Lionel Messi se habría mareado y hasta habría vomitado por la inestabilidad.
La cuestión es que la responsabilidad al propio Belloso como intermediario entre las selecciones y equipos del continente con la nefasta aerolínea, salpica a su esposa, Cristinziano.
El “Pejerrey”, actual Director de Desarrollo de Conmebol, fue sindicado como uno de los dueños de la empresa que contrató a la aerolínea en cuestión.
“Las acusaciones son totalmente falsas y faltas de cualquier fundamento. Duele mucho por el momento para todo el fútbol sudamericano y que se intente buscar un culpable donde no lo hay. No conozco a nadie de Off Side ni de Lamia… Es más, durante mi época de manager de Rosario Central, Olimpia o la selección de Paraguay, nunca contraté a esta empresa y me manejé con las líneas oficiales Gol, Lan y Tam”, se defendió Belloso, ahora dirigente muy identificado con la gestión de Alejandro Domínguez al frente de la Conmebol.
Y es lógico, la presencia de su mujer en el Comité de Regularización de la AFA influye en esta acusación. A propósito de eso, debe atender dos frentes. “Tanto ella como yo hemos trabajado y preparado mucho para ocupar los cargos que ocupamos actualmente y nuestra respuesta a estas injurias será seguir trabajando en pos del fútbol del continente”. Cristinziano, directamente se llamó al silencio ante todas las denuncias mediáticas sobre sus influencias en la contratación del trágico avión.
Por decantación, si las acusaciones le llegan a Cristinziano, indirectamente impactan también en Armando Pérez, presidente e interventor de AFA. En ese sentido, el también presidente de Belgrano salió al cruce anunciando que desde el organismo madre del fútbol argentino buscan un avión privado exclusivo, en función de evitar especulaciones dañinas. Sería para trasladar a la selección y a los clubes argentinos. De alguna forma, busca escaparse del siniestro del club brasileño y también despegarse del todo con ese incidente.
Incluso, el máximo dirigente del fútbol argentino comentó que el pasado sábado viajó a Estados Unidos para reunirse con el empresario y piloto boliviano Humberto Roca, quien cuenta con una flota propia de diez aviones. Acciones para tapar algunos desaciertos con vinculaciones que pueden tener infaustas consecuencias.
De todas formas, Cristinziano no queda indemne. No por su propia acción sino por los nexos de su esposo, hombre fuerte en Conmebol, y la indeseada línea aérea boliviana.