Reforma política: freno nacional y avance cordobés

Hoy se tratará el proyecto que limita las reelecciones de intendentes y legisladores provinciales.

voto-electronicoLa reforma política que impulsaba el gobierno nacional cayó, sorpresivamente, en una vía muerta cuando el bloque del Frente para la Victoria decidió que no lo trataría en el Senado de la Nación. El gobierno provincial parece querer marcar diferencias acelerando la versión local en las últimas sesiones del año.
Juan Schiaretti fue uno de los mandatarios que asistieron a la Casa Rosada en los días previos al tratamiento del proyecto nacional para respaldarlo. Junto a Juan Urtubey (Salta), Mario Das Neves (Chubut), Hugo Passalacqua (Misiones), Omar Gutiérrez (Neuquén) y Gustavo Bordet (Entre Ríos, Alberto Weretilneck (Río Negro), Domingo Peppo (Chaco) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego) formó parte de la delegación de gobernadores peronistas que se alinearon con Mauricio Macri en este tema.
Además, el bloque que reúne a los representantes de Unión por Córdoba fue uno de los sectores de la oposición que votaron a favor del proyecto oficialista en la cámara de diputados.
Sin embargo, la intransigencia de los referentes del justicialismo del norte del país más el grupo de senadores que responde a la ex presidenta Cristina Kirchner fue más fuerte al interior del bloque. El escueto comunicado en el que los representantes del Frente para la Victoria explican su decisión de congelar el proyecto fue la resultante de esta puja interna.
El gobierno nacional sostiene que la reforma política aún no está muerta definitivamente. Argumentan que la decisión de no tratar el proyecto revela las dificultades de los senadores peronistas para fundamentar un voto negativo. De todos modos, es innegable que la situación representa un revés político de Mauricio Macri y exhibe la necesidad de replantear las relaciones que el ministro Rogelio Frigerio venía sosteniendo con los mandatarios opositores.
Ante esta situación, el oficialismo provincial decidió acelerar el tratamiento de las iniciativas que sobre el tema presentó en la Legislatura provincial. Los ejes sobre los que Unión por Córdoba pretende legislar son similares a los planteados a nivel nacional y la intención es terminar el año con el primer tramo de reformas convertido en ley.
Mañana, se tratarán los primeros proyectos que surgieron de la comisión especial que fuera creada con este objetivo. El principal es el que limita las reelecciones de todos los cargos electivos de la provincia. Si finalmente se convierte en ley, los intendentes, legisladores provinciales, concejales y miembros de tribunales de cuenta solo podrán permanecer en estos cargos por dos períodos consecutivos. La iniciativa estuvo inspirada en el proyecto que en su momento impulsó el gobierno de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires.
Otro de los proyectos pretende terminar con la dispersión del calendario electoral cordobés y concentrar todos los comicios en un plazo de un mes tomando como referencia la fecha de convocatoria de las elecciones de gobernador y legisladores. Además, fija una fecha límite para realizar dicha convocatoria.
El tema de la modificación del instrumento de votación formará parte de la segunda etapa de reformas y empezará a tratarse el año que viene. Sin embargo, la incorporación de la Boleta Única Electrónica, al estilo de la que propone el gobierno nacional, es un hecho para el oficialismo cordobés. “No tenemos una fecha precisa para presentarlo, pero seguramente será antes de fin de año. Pero como hay otras iniciativas y sólo quedan tres sesiones este año, su tratamiento será el año que viene. No hay dudas de que la próxima elección de gobernador se hará con el mecanismo de boleta única electrónica”, aseguró Oscar González, principal articulador de los proyectos referidos a la cuestión.