Revancha aliancista: pacífica Mesa Cambiemos en Río II

Por fin, un armado sin complicaciones para la UCR, el PRO y el Frente Cívico

mesa-cambiemos-rio-segundoLos aliancistas tuvieron su desquite en Río Segundo, adonde sin conflictos pudo armarse la Mesa Cambiemos del departamento, con representantes de la Unión Cívica Radical, del PRO y del Frente Cívico.
Después de dos controvertidas experiencias, en Villa Carlos Paz y en el departamento Ischilín, y un acierto en San Justo, los aliados de Cambiemos debían darse una buena noticia, que cumpliera además con el mandato ordenado por los jefes partidarios -Ramón Mestre, Javier Pretto y Ernesto Martínez- en una reunión celebrada hace diez días en el Palacio 6 de Julio.
Río Segundo es un departamento en el cual la UCR cuenta con gran cantidad de intendentes, y en el que debió sobrellevar la mala noticia de que uno de sus referentes históricos en los últimos años, Hipólito Faustinelli, se pasara a Unión por Córdoba y apoyara la candidatura a gobernador de Juan Schiaretti.
En la reunión del lunes en Río Segundo se colocaron en la cabecera los representantes de las tres fuerzas que conforman la coalición Cambiemos: el radical Orlando Arduh, el macrista Javier Pretto y el juecista Daniel Juez. También tuvo un protagonismo especial el intendente de Río Segundo, Javier Monte.
Entre otros, estuvieron también los intendentes radicales de Villa del Rosario (Ricardo Manera), Carrilobo (Daniel Tapero), Luque (Lucas Valiente), Calchín Oeste (Néstor Bossio), y Las Junturas (Damián Pastore), y el vecinalista de Colazo (Rubén Sambuzetti); asimismo, el presidente del Comité Provincial de la Juventud radical, Agustín Torres.
Río Segundo le dio a los aliancistas el empuje para seguir con la construcción del acuerdo en toda la provincia, requisito necesario para amalgamar la alianza electoral, que en 2017 tiene el desafío de enfrentar a Unión por Córdoba, en un choque que promete polarización.

Capital y Río Cuarto
En la agenda de Cambiemos hay varias citas departamentales más, pero unas pocas de ellas atraen el interés.
La que llamativamente no empieza a constituirse es la de la ciudad de Córdoba, cuyos dirigentes parecen querer esperar para completar hasta último momento. Probablemente, la elección de quienes la conduzcan pueda generar demasiadas especulaciones rumbo al 2019.
El 5 de diciembre está prevista la conformación de la Mesa Cambiemos del departamento Río Cuarto, en la cual será toda una señal si el ex intendente Juan Jure integra o no el equipo de conducción (de acuerdo con versiones capitalinas, sí lo hará).
Otra Mesa que genera expectativa es la de Punilla, a la que se invitaría al intendente de Villa Carlos Paz, Esteban Avilés, quien no fue sumado a la conducción de la alianza en la ciudad. Avilés es una pieza que codician los radicales para las próximas elecciones de 2017 y 2019, pero los aliancistas carlospacenses armaron una dirección claramente opositora a él. La mesa departamental puede aportar una solución.
Finalmente, debe destrabarse la situación en el departamento Ischilín, donde las internas radicales y macristas, y aún las diferencias entre ambos partidos, provocaron la semana pasada la suspensión del encuentro.
Las mesas departamentales darán una estructura a la alianza en toda la provincia. A ello se suma el armado de un grupo de equipos técnicos que irán produciendo opiniones y críticas al gobierno de Juan Schiaretti. Todo, con la mira en ganar el 2017, para aumentar las expectativas de los comicios que más importan: los provinciales de 2019.