Consejo Superior: acalorada discusión por Asamblea fallida

La comisión de Vigilancia y Reglamento reflejó los álgidos ánimos con los que quedaron los distintos sectores políticos de la UNC tras los eventos del fin de semana.

asamblea-uncLas réplicas del fracaso de la Asamblea Universitaria continuaron sintiéndose en Ciudad Universitaria en la jornada de hoy.
A lo largo del día se concretó un ofrecimiento del rector Hugo Juri para intentar desbloquear una nueva convocatoria del máximo órgano de gobierno y, posteriormente, los estudiantes de La Bisagra, La Mella y otras agrupaciones estudiantiles de izquierda intentaban consensuar un rechazo unánime de la misma.
En paralelo, el Consejo Superior funcionó como caja de resonancia de los ánimos candentes que habitan hoy en todos los sectores de la política universitaria.
Dos proyectos de declaración contrapuestos estuvieron en discusión: uno repudiando la toma del Pabellón Argentina que impidió sesionar a la Asamblea Universitaria, y otra contra el rector Hugo Juri por haber comparado con el KuKluxKlan a los protagonistas de la misma toma.
Este fue el primer encuentro de los dos sectores que el sábado disputaron la realización de la Asamblea Universitaria: el oficialismo que conduce Juri, quienes intentaron hacer funcionar la Asamblea para poder aprobar el proyecto de elección directa de rector y de decanos, y la oposición kirchnerista, que a través de la toma consiguió impedir la aprobación de dicho proyecto.
La discusión fue subiendo de tono, a medida que los argumentos ponderaban favorable o desfavorablemente cada uno de los proyectos.

Acusaciones cruzadas
La discusión reflejó las tensiones pendientes entre los grupos. Uno de los momentos álgidos fue cuando uno de los consiliarios del oficialismo leyó al resto de sus pares extractos de un comunicado emitido por la Facultad de Artes recientemente.
“Lo sucedido muestra una diferencia central en la praxis política: mientras unos participan democráticamente, en una institución que es pionera en la discusión actual que se desarrolla en la UNC, garantizando la elección directa de los cargos unipersonales, y haciendo de esta facultad un espacio cada vez más inclusivo y participativo, una porción minoritaria decide pasar a los gestos y hechos violentos para imponer su visión”citaba el comunicado, que se publicó en repudio por la toma de uno de sus edificios que protagonizó la agrupación Movimiento Sur tras una denuncia de fraude contra La Bisagra.
Ante el apoyo de la decana de dicha unidad académica, Myriam Kitroser, a la toma que realizaron La Bisagra y La Mella, el oficialismo tildó de incoherente a la titular de Artes.
Asimismo, otros tantos reproches recibió la decana de Famaf, Mirta Iriondo, quien tras reclamar que el oficialismo “ponga paños fríos” en la discusión, se retiró anunciando que se dirigía a acompañar a los estudiantes K que en ese momento se congregaban frente al Pabellón Argentina para presionar al rector Juri.
Previsiblemente, la comisión no llegó a un acuerdo, y la discusión se saldaría en la próxima sesión (6 de diciembre).